No sería la primera vez que un smartphone es enviado al espacio, pero sí es la primera vez que se emplea un smartphone como el cerebro de un satélite. Un grupo de investigadores británicos han decidido poner a prueba en el espacio un dispositivo Android.

El proyecto se llama STRaND-1 y está construido con componentes avanzados de Surrey Satellite Technology, una rama de la Universidad de Surrey y su extensión Surrey Space Center. EL proyecto tiene varias pruebas a las que el Android será sometido.

Primero pondrán al smartphone órbita para determinar si sus componentes (cámaras, sensores, sistemas de GPS, radio Wi-Fi, etcétera), funcionan o no en el espacio. Si cierto número de piezas de hardware funcionan, se pondrá a prueba el software (aquí Google se pondrá a sudar un poco), en caso de tener éxito el dispositivo empezará a controlar funciones del satélite.

No se usará la red celular para comunicarse con el dispositivo, sino la red establecida con el satélite. Pero partes como el RAM, la cámaras y almacenamiento serán empleadas y probadas. En cuanto al software, Android fue elegido como el primer operativo en navegar en el espacio por su naturaleza open-source que le permitió a los investigadores crear software personal para controlar el smartphone desde la tierra.

El smartphone será supervisado por una cámara que tome la pantalla. Aunque el satélite utilice su propio sistema GPS y navegación, usará los del teléfono como respaldo. Lo esperado es que el gadget pueda a final de las pruebas, convertirse en el cerebro para controlar las funciones del satélite.

Lo primero que podríamos pensar es que la prueba pretende asegurar “si funciona en el espacio, funciona en la tierra”, pero en realidad es una manera de encontrar tecnología más económica para las compañías y aquellos interesados en actividades espaciales. Los precios y tamaños de los satélites se verían reducidos; y, en siendo los smartphones, pequeñas computadoras que se guardan en el bolsillo, no es descabellado que sean capaces de tareas así.

Eso sí, si el Android resulta victorioso en estas pruebas, ¿quién no querría un smartphone que funciona en el espacio y que puede controlar un satélite?

Fuente: CNET News

Enlaces Patrocinados
Comentarios