Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

mitnick-google-2

 

Kevin Mitnick es uno de los personajes más importantes del cómputo a nivel mundial. Desde muy joven (16 años), se interesó por las computadoras y se ganó la etiqueta de hacker quizás al entrar en el sistema de la escuela donde estudiaba. Según Mitnick, no pensaba cambiar ninguna calificación. Sólo quería mirar. Pero fue más allá. En 1981 junto con dos amigos entró físicamente a la oficinas de COSMOS (Computer System for Mainframe Operations), de Pacific Bell, que era una base de datos utilizada por la mayor parte de las compañías telefónicas norteamericanas para controlar el registro de llamadas. Una vez dentro de las oficinas obtuvieron la lista de claves de seguridad, la combinación de las puertas de acceso de varias sucursales y manuales del sistema COSMOS. La información robada tenía un valor equivalente a los 200.000 dólares. Fueron delatados por la novia de uno de los amigos y, debido a ser menor de edad, una Corte Juvenil lo sentenció a tres meses de cárcel y a un año bajo libertad condicional. Después de cumplir el periodo de tres meses el oficial custodio encargado de su caso encontró que su teléfono fue desconectado y que en la compañía telefónica no había ningún registro de él.

Para 1982  entró ilegalmente, vía módem, a la computadora del North American Air Defense Command, en Colorado. Antes de entrar alteró el programa encargado de rastrear la procedencia de las llamadas y desvió el rastro de su llamada a otro lugar. Un año más tarde fue arrestado de nuevo cuando era estudiante de la Universidad del Sur de California. En esta ocasión entró ilegalmente a ARPAnet y trató de acceder a la computadora del Pentágono. Lo sentenciaron a seis meses de cárcel en una prisión juvenil en California. En 1987, luego de tratar de poner su vida en orden, cayó ante la tentación y fue acusado, en Santa Cruz California, de invadir el sistema de la compañía Microcorp Systems. Lo sentenciaron a tres años de libertad condicional y tras la sentencia su expediente desapareció de la computadora de la policía local.

Posteriormente buscó trabajo en lo que mejor sabía hacer y solicitó empleo en el Security Pacific Bank como encargado de la seguridad de la red del banco. El banco lo rechazó por sus antecedentes penales y Mitnick falsificó un balance general del banco donde se mostraban pérdidas por 400 millones de dólares y trató de enviarlo por la red.

Ese mismo año inició el escándalo que lo lanzó a la fama. Durante meses observó secretamente el correo electrónico de los miembros del departamento de seguridad de MCI Communications y Digital Equipment Corporation para conocer cómo estaban protegidas las computadoras y el sistema telefónico de ambas compañías; luego de recoger suficiente información se apoderó de 16 códigos de seguridad de MCI y, junto a un amigo, Lenny DiCicco, entraron a la red del laboratorio de investigaciones de Digital Corporation, conocida como Easynet. Ambos crackers querían obtener una copia del prototipo del nuevo sistema operativo de seguridad de Digital, llamado VMS. El personal de seguridad de Digital se dio cuenta inmediatamente del ataque y dieron aviso al FBI, y comenzaron a rastrear a los crackers. Mitnick fue un mal cómplice y, a pesar de que habían trabajado juntos, trató de echarle toda la culpa a DiCicco haciendo llamadas anónimas al jefe de éste, que trabajaba en una compañía de software como técnico de soporte. Muy molesto, DiCicco confesó todo a su jefe, que los denunció a Digital y al FBI.

Kevin Mitnick

Mitnick fue arrestado en 1988 por invadir el sistema de Digital Equipment. La empresa acusó a Mitnick y a DiCicco ante un juez federal de causarles daños por 4 millones de dólares en el robo de su sistema operativo. Fue declarado culpable de un cargo de fraude en computadoras y de uno por posesión ilegal de códigos de acceso de larga distancia. Adicional a la sentencia, el fiscal obtuvo una orden de la Corte que prohibía a Mitnick el uso del teléfono en la prisión alegando que el prisionero podría obtener acceso a las computadoras a través de cualquier teléfono. A petición de Mitnick, el juez lo autorizó a llamar únicamente a su abogado, a su esposa, a su madre y a su abuela, y solo bajo supervisión de un oficial de la prisión.

Este caso produjo revuelo en los Estados Unidos, no solo por el hecho delictivo sino por la táctica que utilizó la defensa. Su abogado convenció al juez de que Mitnick sufría de una adicción por las computadoras equivalente a la de un drogadicto, un alcohólico o un apostador. Gracias a esta maniobra de la defensa Mitnick fue sentenciado a solo un año de prisión, y al salir de allí debía seguir un programa de seis meses para tratar su “adicción a las computadoras”.

Su último arresto se produjo el 15 de febrero de 1995, tras ser acusado de entrar en algunos de los ordenadores más seguros de los Estados Unidos. En este su último encarcelamiento alcanzó una gran popularidad entre los medios estadounidenses por la lentitud del proceso (hasta la celebración del juicio pasaron más de dos años), y las estrictas condiciones de encarcelamiento a las que estaba sometido (se le aisló del resto de los presos y se le prohibió realizar llamadas telefónicas durante un tiempo por su supuesta peligrosidad). Fue puesto en libertad en el 2002. Ahora Mitnick se dedica a la consultoría y al asesoriamiento en seguridad informática, a través de su empresa, Mitnick Security (antes llamada Defensive Thinking).

Tras su puesta en libertad en 2002, Kevin Mitnick se dedica a la consultoría y el asesoramiento en materia de seguridad, a través de su compañía Mitnick Security (anteriormente llamada Defensive Thinking). Piensa que muchos de los problemas en la seguridad informática tienen que ver con la ingeniería social y de hecho, sus acciones han mostrado que hay cuatro principios fundamentales de los cuales los crackers sacan provecho:

  • Todos queremos ayudar.
  • El primer movimiento es siempre de confianza hacia el otro.
  • No nos gusta decir No.
  • A todos nos gusta que nos alaben.

Con estos simples principios, Mitnick relató en el 2005, en una conferencia en Buenos Aires, Argentina,  el modo a través del cual pudo acceder fácilmente al código de un teléfono móvil en desarrollo, incluso antes de su anuncio en el mercado, con sólo seis llamadas telefónicas y en unos escasos minutos.

La historia de cómo atraparon a Mitnick es fascinante y fue objeto de algunos libros de tecnología. Hoy parece que Mitnick se ha enderezado y sin embargo, en su propia cuenta de Twitter (@kevinmitnick) nos dice que Google bloqueó su cuenta porque a decir de la empresa, esa cuenta no corresponde a Kevin Mitnick, sino a alguien que está suplantándolo. Dijo Mitnick en Twitter: “Will the real Kevin Mitnick please stand up. It looks the geniuses at Google suspended my account because I am not me” (Podría ponerse de pie el Kevin Mitnick real. Parece ser que los genios de Google suspendieron mi cuenta porque yo no soy yo).

Referencias:

Twitter de Kevin Mitnick (@kevinmitnick)

Desde la Red…
Comentarios