Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En los últimos meses, nos hemos enfrentado a diversos problemas de inseguridad en servicios de transporte privado como Uber, Cabify, Jetty, Urbvan, entre otros. Cientos de usuarios han presentado reportes y quejas hacia las compañías, pero deberíamos ver la otra cara de la moneda: los clientes que hacen mal uso del servicio.

Recientemente, un video salió a la luz en el que se muestra a una mujer acompañada de dos amigos en la parte trasera del vehículo que está manejando un conductor de Uber. Todo aparenta ser normal a través del viaje, pero justo en el momento en que los usuarios llegan a su destino, la mujer que está sentada en medio del coche, toma las propinas del conductor sin que él sea consciente de eso.

Llama la atención que al ver el video ni siquiera se pueden apreciar las intenciones de la pasajera, pero sus acciones denotan que estuvo planeando robar las propinas durante todo el camino.

Incluso al tomar las propinas, podemos observar cómo es que la pasajera mira fijamente a la cámara, actitud un tanto cínica y desagradable.

Uber desarrolla ciudad falsa para poner a prueba sus nuevos automóviles

El conductor percibe que algo extraño acaba de suceder y cuando voltea a ver la caja de propinas, nota que los pasajeros se llevaron todos los dólares que se encontraban ahí. Intenta buscarlos con la mirada, toca el claxón, pero, como era de esperarse, los usuarios no mostraron respuesta o interés. Este incidente fue capturado con la cámara integrada del automóvil que presta sus servicios en la ciudad de Nueva York.

De acuerdo con el medio de comunicación Daily Mail, el conductor indicó que ha estado muy ocupado trabajando, por lo que se le ha complicado presentar un informe policial para llevar a cabo una sanción con la presunta culpable. Por lo mientras, Uber se ha mantenido al tanto de la situación y cancelaron la suscripción de la pasajera al servicio.

De este modo Uber te hará saber si fuiste un mal pasajero

Como cliente es muy sencillo levantar quejas ante los servicios, aunque claro, casi siempre es justificable, pero no nos detenemos a pensar cómo es que las compañías deben lidiar con el trato a sus clientes, en este caso, Uber. Es claro que tanto los usuarios, como este tipo de servicios, aún tienen mucho por aprender para mejorar comportamientos y condiciones de seguridad. Es ahí donde radicará siempre el interminable problema de tener que lidiar con extraños a donde quiera que vayamos.

¿Qué opinas de esta actitud?

Desde la Red…
Comentarios