Google ahora hace autos futuristas¿Cómo sería la vida si lo único que tuvieras que hacer para transportarte fuera tomar asiento, establecer el destino y disfrutar del camino? Esto es, en esencia, lo que se pretende lograr con el proyecto Google self-driving car, y ahora, la empresa establecida en California tiene su propio vehículo.

La compañía ha estado trabajando en este concepto por años. Se han presentado diversos avances y hecho demostraciones sobre la forma como los sensores, cámaras y demás aditamentos pueden explorar el entorno para asegurarse de que el automóvil se desplace con seguridad.google self driving

Sin embargo, esto se había hecho hasta ahora con vehículos de otras marcas, como un Toyota Prius. Pero ya no será así, pues Google reveló cómo luce su propio automóvil, fabricado junto a sus socios para tener a bordo únicamente aquello que es esencial para comprobar la eficacia de este concepto.

Google advierte que el auto está desarrollado para las pruebas y no para el lujo, por lo que no tiene aditamentos de confort más allá de los asientos. Por lo demás, se trata de un vehículo austero, tanto que no tiene volante, acelerador o freno, pues no los necesita debido a que toda la navegación es realizada por el sistema.

Además de lo que ya se mencionó, el prototipo cuenta con una pantalla para ver la ruta que se está siguiendo, así como cinturones de seguridad, botones para encender o apagar el auto y espacio para colocar las pertenencias de los pasajeros.

Los tests con el auto empezarán este mismo verano, usando modelos que tienen controles manuales. Google afirma que si todo sale bien, California tendrá un programa piloto – que se realizaría en los próximos dos años – para dar mayor proyección al concepto de manejo autónomo.

Finalmente, Google afirma que los vehículos pueden detectar obstáculos a una distancia de dos campos de futbol americano, y que la velocidad máxima a la que pueden ir estos prototipos es de 25 millas por hora, es decir, 40 kilómetros por hora.

De ser efectivo y aplicable a más ciudades, podríamos estar cercanos a un momento en el que el tráfico citadino sea programable, y quizá hasta ordenado.

Referencia: Google