Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.
impresoras-cartuchos00

Kodak fue, por muchísimos años, una de las empresas más prósperas en el negocio de la fotografía… hasta que llegaron las cámaras digitales y poco a poco, abriéndose paso, terminó con esta empresa que si mal no recuerdo, se declaró legalmente en bancarrota. ¿Cómo le pudo pasar esto? Evidentemente el negocio de Kodak era el revelado y la impresión de fotografías, la cual -con las cámaras digitales- se volvieron obsoletas. De hecho, pobablemente las cámaras podrían haberlas regalado porque el verdadero negocio estaba en el resultado final, en cobrar por los negativos y las impresiones a color. De hecho, hace unos años, ante el inevitable avance de las cámaras fotográficas digitales, salió un anuncio en los medios que decía algo así como “una foto, si no está impresa, no es una foto” y la imagen mostraba el error que presenta una pantalla de computadora cuando no se puede leer por ejemplo, un disco CD de datos. Para hacerlo más dramático, el disco era el de la boda de alguien.

Y puede tener razón y ser cierto que las impresiones son las que eventualmente perduran. Sé de gente que se les dañó su computadora y me dicen “perdí todas las fotos que ya eran como 5000”, por ejemplo. Y como no hicieron respaldos, pues perdieron todo. Igualmente, los respaldos no necesariamente solucionan todo. Los discos en donde grabamos información digital pueden empezar a fallar después de algunos años. Por ello, la recomendación del anuncio, aparte de ser en el fondo una lastimosa queja al avance de la fotografía digital, no era del todo incorrecta. Ya estando en papel una foto, se puede maltratar, pero la imagen perdurará sin problemas.

Pero todo esto es solamente una comparación con el siguiente escenario. Voy a una de estas tiendas, OfficeMax u OfficeDepot, porque necesito comprar algunas cosas. Veo entonces los cartuchos de tinta del multifuncional que uso. Requiere dos, uno de color y otro negro. El de color cuesta 779 pesos, el de blanco y negro “sólo” 649 pesos. Y de pronto veo una impresora láser Brother, monocromática (eso sí, sin color), con resolución de 2400×600 puntos por pulgada. Cuesta 799 pesos. El tóner cuesta 699 pesos. Es decir, si tuviese que comprar uno solo de los cartuchos del multifuncional más 150 pesos, me podría comprar una impresora láser monocromática.

Como que no me checan los precios. ¿Cuánta tecnología tiene una impresora, aunque imprima en tonos de gris contra la tecnología en un cartuchito que medirá unos 5x5x5 cms? Me parece un verdadero asalto a mano armada. Ahora con este ejemplo actual ya me di cuenta porqué Kodak en su momento hizo carretadas de dinero.

Referencias:

OfficeMax

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios