El pasado 16 de julio, llegó a la pantalla chica la séptima temporada de Game of Thrones, un estreno que se enfrentó a múltiples complicaciones por un ciberataque realizado por hackers que tuvieron acceso a más de 1.5 TB de información sobre los contenidos de la cadena televisiva, HBO.

Los hackers amenazaron a HBO con publicar los episodios antes de tiempo si no recibían 6 millones de dólares a cambio “por haber invertido mucho tiempo y trabajo en encontrar las vulnerabilidades del sistema de la cadena de televisión“.

Pese a que los cibercriminales logaron filtrar el cuarto episodio, algunos guiones y datos del quinto, la compañía no accedió a negociar con los estafadores. Sin embargo, HBO sí ofreció una cantidad considerable de dinero a los hackers por haber demostrado que su interfaz era vulnerable; pero ellos no aceptaron.

Un videojuego de Game of Thrones podría estar en camino

Ante esta situación, la compañía decidió filtrar por “accidente” el sexto y penúltimo episodio de Game of Thrones con el fin de estar un paso adelante de los hackers. No obstante, todo parece indicar que la compañía tendrá mejores planes para la octava y última temporada de Game of Thrones, ya que se grabarán varios finales alternativos para que ni siquiera los propios actores y el propio equipo de grabación sepa qué está ocurriendo.

De este modo, cada quién tendrá una “probada” de lo que esté pasando sin saber realmente cómo terminaría la serie. Esta estrategia la hizo pública Casey Bloys, el presidente de programación de HBO a través de una entrevista con un periódico llamado The Morning Call advirtiendo que se rodarán múltiples versiones.

Así que, por más que los hackers intenten acceder a los contenidos, no podrán saber qué están viendo o cuál será la línea secuencial de la trama. La táctica que implementará HBO no será la primera en la historia de la televisión, ya que Breaking Bad y Los Soprano recurrieron a este mismo recurso para despistar a la audiencia.

Test: ¿Qué personaje de Game of Thrones eres?

Lamentablemente, la octava temporada de Game of Thrones comenzará a rodarse en octubre y su estreno podría retrasarse hasta el año 2019, aunque, hay que destacar que cada capítulo durará dos horas como si fuera una película. Así que todavía tendremos mucho tiempo que esperar; debemos ser pacientes.

Referencia: The Morning Call

Enlaces Patrocinados
Comentarios