Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Desde sus inicios de campaña, el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fue muy enfático en su firme postura acerca de obligar a compañías como Apple a construir sus teléfonos y computadoras en los Estados Unidos y no en las fábricas de Foxconn en China.

A pesar de que eso suena bastante complicado de que pase, Apple y Foxconn ya se han planteado la posibilidad, sobre todo ahora que Trump ha amenazado con poner aranceles altos en otros sectores del mercado como es el caso los automóviles que las compañías fabriquen en México para después venderlos en los Estados Unidos.

Trump y su afán por generar empleos en los Estados Unidos con base en que las grandes corporaciones hagan inversiones millonarias para llevar sus plantas de construcción a su país han movido ya una importante pieza del tablero y todo parece indicar que será Samsung la primera en hacer una fuerte inversión para construir productos directamente en nuestro país vecino.

Según Reuters, una fuente que decidió mantenerse anónima debido a que no tiene la autorización para hablar oficialmente al respecto del tema, ha mencionado que debido a las duras políticas de proteccionismo del mandatario norteamericano, Samsung está casi decidida a construir una nueva planta de electrodomésticos en los Estados Unidos, claro que aún no es un hecho oficial  y podrían terminar por no hacerlo, pero esa opción en este momento parece ya  bastante remota.

Hasta ahora la compañía no ha decidido el lugar en el que podrían establecer dicha planta, ni cuánto podrían invertir para su construcción y mantenimiento, ya que por el momento van a “evaluar” las necesidades de inversión en los Estados Unidos, pero con Trump promocionando la noticia en Twitter le harán falta excusas  a Samsung para echarse para atrás con el proyecto.

LG es otra compañía coreana que está pensando seriamente en construir una planta de electrodomésticos dentro del territorio comandado por Donald Trump, en específico en el estado de Tennessee situado en la región sur de los Estados Unidos.

Y aunque tampoco han hecho oficial la construcción de esta planta, un vocero de la compañía ha mencionado que se encuentran evaluando todos los detalles para llevar autorizar el proyecto, por lo que podría tomar un par de meses hasta que se haga oficial la decisión.

Habrá que esperar más tiempo para conocer la decisión final de ambas firmas coreanas, que sí tendrán que invertir una fuerte cantidad de dinero para fabricar productos en los Estados Unidos, pero por el momento Trump ya le hizo saber a Samsung que cuenta con ellos y les agradece que se fijen en su país para futuras inversiones.

Referencias: Business Insider, Axios

Desde la Red…
Comentarios