Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Paul_allenEl multimillonario Paul Allen ha hecho sus negocios en la televisión por cable y los deportes desde que dejó Microsoft hace más de dos décadas. Ahora se le añade un nuevo asunto: litigios por patentes.

Una firma del co-fundador de Microsoft, Paul Allen, está demandando a Apple, Google y a otras nueve compañías alegando que están violando las patentes que Allen financió hace más de una década en su ahora ya inexistente laboratorio del Silicon Valley, en donde el pionero del software para computadora, que no desarrolló ninguna de la tecnología por sí mismo, poseé las patentes.

Esta demanda contra algunas de las compañías más innovadoras de América refleja una desafortunada tendencia de personas que intentan competir en la sala de la corte en lugar de hacerlo en el mercado libre”, dijo un vocero de Google.

Por su parte, un vocero de Facebook Inc., compañía también nombrada en la demanda, dijo: “creemos que la demanda es totalmente inmerecida y la combatiremos vigorosamente“. Ebay, Inc., dijo que estaba revisando la demanda y que intentaría defenderse. Otros demandados declinaron comentar o no estuvieron disponibles.

Para Allen la demanda marca un nuevo terreno. Él se está yendo en contra -agresivamente- de compañías, incluyendo los nombres más fuertes del Silicon Valley, porque piensa que violan tecnologías que él desarrolló en su Interval Research Corp., un laboratorio e incubador de alta tecnología que Allen financió con 100 millones de dólares durante la burbuja de Internet.

Paul Allen no ha estado disponible para hacer algún comentario al respecto de este tema, pero un vocero indicó que el laboratorio creado por el Sr. Allen quiere hacer su propia historia. “Reconocemos que la innovación tiene un valor, y las patentes son una forma de proteger esto“, indicó el vocero David Postman.

Postman dijo además que el momento de la demanda no tiene relación con la salud financiera de Allen. De hecho, el co-fundador de la empresa de las ventanas recientemente prometió dar la mayoría de su fortuna, la cual Forbes estimó en marzo en unos 13.5 mil millones de dólares. Allen, de 57 años, fue diagnosticado el año pasado con un linfoma, pero ha completado sus tratamientos.

Un abogado de la escuela de leyes de Stanford, que ha representado a Netflix y Google en otros casos, dijo que ganar una demanda sobre tecnología que amplio uso es muy difícil para el demandante. Los abogados de Allen dijeron que un equipo ha estado revisando el portafolios de patentes por años, buscando qué es relevante al mercado actual y tratando de hallar los tecnicismos necesarios para completar los largos procesos de las patentes. Durante todo es tiempo, algunas patentes fueron vendidas o licenciadas.

Ron Laurie, un exlitigante de patentes, que ahora se dedica a aconsejar a las compañías sobre la estrategia de ventas de patentes, dijo que Allen y sus compañías han evitado en general un litigio agresivo. Se ha incrementado, sí, las largas disputas por parte de los dueños de las patentes, en los años recientes, lo cual ha creado un incentivo a los dueños de los mismos para demandar a quienes infringen sus derechos, en lugar de vender la propiedad intelectual, incluso cuando las patentes ya tienen años de antigüedad, dijo Laurie.

NTP en julio demandó a Apple, Microsoft y a cuatro compañías más sobre patentes relacionadas a la transmisión de información de forma inalámbrica de correos a los teléfonos celulares. El creador del Blackberry, Researh in Motion (RIM), pagó a NTP 612.5 millones de dólares en el 2006 para terminar con estos cargos de patentes similares.

Uno de los excolegas de Allen en Microsoft, Nathan Myhrvold, ha amasado miles de patentes y asegurado cientos de millones de dólares en en tratos de licenciamiento de patentes, a las compañías de telecomunicaciones y otros. Myhrvold tiene una compañía, Intellectual Ventures, quien tiene algunas patentes propias pero otras que ha adquirido para licenciarlas.

Los nombres implicados en la demanda de Allen son Apple, Google, Facebook, eBay, AOL Inc., Netflix Inc., Office Depot Inc., OfficeMax Inc., Staples Inc., Yahoo Inc. y Google’s YouTube. No aparece en la lista Microsoft en donde Allen es actualmente uno de sus inversionistas así como Amazon.com Inc., que está en donde nació Allen. Postman declinó comentar la selección de los demandados.

La firma del Sr. Allen ha mandado cartas a los demandados diciéndoles que usan “patentes de interés” de la compañía y que su firma estaría interesado en platicar con los demandados acerca de ello. La demanda de Allen lista violaciones de cuatro patentes por tecnología que podría ser el componente clave de las operaciones de dichas compañías, que tienen que ver con el comercio electrónico y las búsquedas en Internet en general. La demanda no estima el costo del daño.

La tecnología detrás de una patente permite a un sitio ofrecer sugerencias a los consumidores sobre temas relacionados a lo que actualmente está viendo, o relacionado a actividades en línea, como en el caso de las redes sociales.

Una segunda patente, entre otras cosas, permite a los lectores de noticias localizar rápidamente historias relacionadas a un tema en particular. Otras dos habilitan anuncios, datos de la bolsa de valores, actualizaciones de noticias o imágenes de video, todas periféricas a la actividad principal del usuario.

Desde que dejó Microsoft en 1983, Allen ha lanzado una serie de empresas. Fundó el Museo Frank Gehry-designed rock en Seattle y es propietario del equipo de futbol americano profesional, los Seattle Seahawks, así como el equipo profesional de basketball, el Portland Trailblazers.

Sin embargo, ha invertido miles de millones de dólares en Vulcan Inc., para hacer realidad la visión de Allen sobre “un mundo alambrado”, que no ha resultado. Perdió 8 mil millones de dólares en sus inversiones en la compañía de Cable Charter Communications y se adhirió entonces a la protección por quiebra.

Cary Scofield dijo “que él (Allen), podría demandar a todos los negocios de los EEUU. Hay un nivel de obviedad en todas estas llamadas ‘innovaciones’, que son ubícuas. Otra razón más para impedir las patentes de software“.

Allen también se embarcó en una empresa llamada Interval Research. En su momento empleaba a más de 110 científicos, físicos e ingenieros, “y fue el frente más importante en el diseño de la siguiente generación de ciencia y tecnología“, dice la demanda. El laboratorio incluía a Robert Shaw, co-creador de la teoría del caos, el cual es un campo que se estudia en matemáticas; Max Mathews, quien escribió el primer programa ampliamente usado para la música; y DavidReed, que fue uno de los fundadores del protocolo TCP/IP.

En el laboratorio trabajaban en numerosos proyectos, con metas para crear tecnología para ser usada en las aventuras de Allen en el mundo de las telecomunicaciones. En sus últimos días, se enfocaron también en desarrollar tecnología para ser licenciada a otros. Sobre el curso de una década, Interval logró unas 300 patentes.

Allen tuvo éxito poniendo en el mercado algunas de las patentes de su portafolios, incluyendo la tecnología de procesamiento de voz en celulares y tecnología de detección de movimientos usado en los juegos que permiten a la computadora “ver” los comandos del usuario. Creo también un juguete “inteligente“, llamado “Red Beard’s Pirate Quest“, que más tarde vendió la tecnología detrás de éste al Grupo Lego.

Fuente Wall Street Journal

Desde la Red…
Comentarios