Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Musica_streaming_itunes

Desde su lanzamiento, iTunes se convirtió en esa promesa de revolucionar y salvar a la industria musical gracias a su nuevo modelo de ventas en el que los discos completos o canciones por separado eran vendidos a los usuarios sin necesidad de salir de casa y descargar los archivos a sus dispositivos móviles, como iPod o iPhone.

El punto más alto de esta conversión digital por parte de iTunes se dio a inicios de 2011 cuando sus ventas alcanzaron los mil cuatrocientos millones de dólares. Dos años después, en febrero de 2013, iTunes vendió su canción número 25 mil millones en el mundo. Sin embargo, a partir de ese mismo 2013, las ventas en iTunes han venido a la baja, principalmente gracias a la aparición y masificación de servicios de música vía streaming como Google Music, Rdio, Deezer o Spotify.

Durante 2013, las ventas de iTunes tuvieron un descenso del 2.1%, mientras que, para este 2014, se espera una caída de entre el 13 y 14%, según reportes del diario Wall Street Journal. En contraparte, los servicios de música en streaming tuvieron un aumento del 51.3% en 2013 con respecto al año anterior. Este aumento le permitió superar por primera vez el umbral de los mil millones de dólares en ganancias a nivel global, según la Federación Internacional de la Industria Discográfica.

Las ventajas de la música vía streaming contra la compra de discos, ya sea en formato físico o digital, son demasiadas, ya que con un solo pago mensual se tiene acceso a millones de canciones; los discos o canciones en solitario no ocupan memoria del dispositivo desde el que se esté reproduciendo, ya que todo está en la “nube” y lo único que se necesita es una conexión a Internet que puede ser vía WiFi o de consumo de datos.

Apenas hace unos días la revista Forbes, en su edición estadounidense, daba a conocer que durante 2014 ningún artista había sido reconocido con el Disco de Platino, que es otorgado cuando se ha vendido un millón de copias de una producción discográfica.

Esta caída en el sistema de ventas de discos podría dar un giro si se consideraran las reproducciones  que tiene determinado disco en sistemas de música vía streaming. Tal vez no que se cuente como un disco vendido cada que se reproduce de principio a fin, pero sí mostrar un indicador de que, aunque no se compre el álbum completo, la música sí está siendo del agrado de los usuarios que lo reproducen constantemente. Si la industria de distribución de música está cambiando, los registros de ventas también deben de adaptarse a esta nueva tendencia que sigue creciendo sin parar.

Es por eso que iTunes, que ya se acercó a la música vía straming con iTunes Radio, debe de actualizar su modelo de distribución de música hacia algo que compita directamente con Google Music o Spotify y adaptarse a este cambio que Apple mismo inició. De lo contrario, las caídas en ventas serán cada vez más estrepitosas hasta que, inevitablemente, pueda correr la misma suerte que en su momento tuvo Ping.

Desde la Red…
Comentarios