Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

#io2013A partir de hoy, las calles de San Francisco se pintan de otros colores: azul, rojo, amarillo y verde o mejor dicho, aquellos que al mezclarse forman una de las palabras más comunes que usamos en estos días: Google. ¿Qué hago en el lugar donde Tony Bennett dejó su corazón y Google su sello?

Vine a cubrir el evento más importante de la empresa donde anuncian novedades en software y hardware. Si bien, este año se dice que habrá más actualizaciones de producto (que el producto en sí) es inevitable sentir la excitación que está por venir en unas horas: 6,000 asistentes -obviamente, la mayoría fans- deseando entrar a la conferencia magistral; a las pláticas sobre desarrollo en Android, Google Wallet, geolocalización, Google+, Google TV, el motor de búsquedas (entre muchos otros temas) y a lo que percibí como lo más esperado en el Moscone Center: saber más del objeto de deseo que muchos asistentes portan con orgullo, Google Glass.

google glass auraTuve la oportunidad de probar el artefacto rápidamente y he de admitir que no es lo que parece. Si has visto las notas que hemos publicado aquí (o en otros medios) probablemente te generan la impresión de que no tendrán un uso y que la gente se ve ridícula usando este gadget (nosotros no lo dijimos, fueron las fotos) pero ahora sé que no es así.

Nunca me ha gustado el refrán “ver para creer” pero aplica en este momento. Google Glass simula una armazón de lentes, muy ligera y en varios colores que del lado derecho tiene una lente que proyecta imágenes y que están vinculadas a tu smartphone. Basta tocar con un dedo la patilla derecha de la “gafa” para seleccionar las notificaciones que deseas ver: un mensaje de Twitter (¿o Google+?), un videoclip, fotos, el estado del tiempo o bien dictar algunas funciones. Aquí, ninguna persona se ve ridícula usando sus “lentes”, sino todo lo contrario.

JpegY ¿por qué creo que tendrán éxito?, nunca me canso de decir que hace varios años, Google lanzó un comercial donde mostraba a un chico que al despertar lo primero que hacía era ver su celular. Todo lo hacía a través del teléfono y aunque no conocías su cara, notabas que su vida giraba en torno al smartphone. Recuerdo que el comercial, que en este momento no encuentro, me parecía absurdo, (¿alguien se acuerda?) al igual que me lo pareció Glass cuando salió; pero está vez presencié una tecnología que inevitablemente me hizo pensar en Minority Report y me generó asombro. ¿Éxito o fracaso?, no lo puedo asegurar, en mi opinión esto es el inicio de lo que está por venir. La pregunta sería…¿estamos listos para ello?

Desde la Red…
Comentarios