Google ha hecho una investigación encubierta y dice poder probar que Bing lo ha estado observando para saber qué busca la gente en Google, y los sitios que Google despliega son los que usa Bing para mejorar la información que presenta en sus búsquedas. Bing, a todo esto, no rechaza estas acusaciones.

Como resultado de este aparente monitoreo, la relevancia de Bing se esta mejorando potencialmente (o empeorando), a las espaldas del trabajo de Google. Para el gigante de las búsquedas, es el equivalente digital de copiar al estudiante de al lado en un examen.

He pasado toda mi carrera en busca de un buen motor de búsquedas“, dice Amit Singhal, un “google Fellow“, quien revisa constantemente las calificaciones de los algoritmos de los motores de búsqueda. “No tengo problemas con que los competidores desarrollen un algoritmo innovador. Pero copiar no es innovación, al menos en mi perspectiva“.

Bing no rechaza los reclamos de Google. De hecho, un comunicado de Stefan Weitz, director del motor de búsquedas de Bing en Microsoft dice algo que bien podría confirmarse como una confirmación de los alegatos de Google: “Como podría usted imaginarse, usamos señales y enfoques múltiples cuando pensamos en las calificaciones (ranking) [de los algoritmos de búsqueda], pero como el resto de los jugadores en esta industria, no vamos demasiado profundo y detallado en cómo lo hacemos. Claramente la gran meta es hacer el mejor trabajo, determinando el intento de la búsqueda, de manera que podamos elegir la respuesta mejor y más relevante a la petición de un usuario“.

Los programas como la barra de herramientas Bing nos ayuda a esto, lo cual es una de las señales de entradas de las muchas que tenemos, así como la de otros motores de búsqueda, que nos permiten calificar los sitios. Este ‘experimento de Google’ parece más bien un hackeo para confundir y manipular algunas de estas señales“.

Pero veamos algunas pruebas de lo que Google dice que está pasando:

Considérese la búsqueda de “torsoraphy”, lo que hace que Google regrese esto:

En este ejemplo, Google busca la expresión correcta: “tarsorrhaphy“, a pesar incluso de que se haya alimentado “torsoraphy“. En el caso de Bing, en cambio, no se corrige el error pero de alguna manera, Bing logra llegar a los mismos resultados a los que llega Google en donde éste sí corrige la búsqueda realizada. Véase el resultado de Bing:

Así entonces, a pesar de escribir mal la búsqueda, Bing logra corregir de alguna manera el problema… ¿cómo puede hacer esto?

Es algo para enorgullecerse (para Google), el hecho de que creen haber hallado el mejor sistema de corrección de palabras en comparación con cualquier otro motor de búsquedas. De hecho, los ingenieros que trabajan en esto buscan contínuamente los resultados que otorgan los otros buscadores, incluso en lo que respecta a términos inusuales. Así entonces, cuando Bing genera los resultados correctos a partir de una palabra mal escrita, se encienden focos rojos entre los ingenieros de Google.

Más focos rojos se encendieron en octubre del 2010, cuando Google dijo que notó un aumento en las métricas de los buscadores, los que definen cuánta gente usa qué buscador y la calidad de los resultados. Bing mostró entonces que sus búsquedas se acercaban mucho más a los 10 resultados más importantes que Google ponía comparado con los meses anteriores. Además, hubo un incremento en las veces en que Google y Bing listaban exactamente la misma página como su número uno en los resultados.

Es claro que de ninguna manera Bing da los mismos resultados que Google. Hay muchísimas consultas en donde los resultados difieren notablemente. Sin embargo, el incremento notado hace ver que Bing ha hecho algunos cambios en su algoritmo de búsquedas de forma tal que entrega resultados más parecidos a los que entrega Google.

Ahora Google tiene fuertes e  infundadas sospechas de que Bing está, de alguna manera, copiando sus resultados, en particular observando lo que la gente hace al buscar en Google. No encuentran otra manera de llegar a los resultados tan similares con Google, en particular cuando hay que hacer correcciones en la manera en que se escribieron las palabras.

Google piensa que el navegador de Microsoft, Internet Explorer, es parte de la ecuación. De alguna manera, los usuarios de IE han estado enviando datos de lo que buscan en Google a Bing. En particular, Google dice que sospecha de la característica de los “sitios sugeridos” en IE o en la barra de herramientas de Bing, que podrían estar haciendo esto.

Para verificar las sospechas, Google puso manos a la obra en una operación encubierta. Por primera vez Google manipuló el ranking de una página en particular para cierto término (cosa que removerá pronto). Entonces creó unas 100 búsquedas que llamó “sintéticas“, búsquedas que pocas personas, si es que alguien se le ocurre, pondrían en Google.

Estas búsquedas no regresaron respuestas en Google o Bing, o acaso un par de pobres resultados de muy baja calidad, en el mejor de los casos, todo esto antes de que el experimento se pusiese en marcha. Con las condiciones del experimento establecido, Google colocó una pagina para ser mostrada como la mejor respuesta en la búsqueda sintética.

La única razón para que esta página apareciera en Google fue porque Google la forzó a ponerla ahí. No había ninguna razón para considerarla relevante de manera natural estas búsquedas. Si empezaban a aparecer en Bing, después de haber aparecido en Google, eso significaría que Bing estaba tomando y copiando los resultados de Google.

Esto pasó en diciembre del 2010. Cuando el experimento se inició, se les pidió a unos 20 ingenieros de Google que corrieran las consultas de prueba desde sus computadoras en casa, usando IE, con los “sitios sugeridos” y la barra de herramientas de Bing encendida. Se les dijo además que le dieran click a los resultados más importantes. Empezaron con esto el 17 de diciembre. Para el 31 de diciembre, los resultados empezaron a aparecer en Bing.

He aquí un ejemplo, al escribir la búsqueda “hiybbprqag” en Google:

y he aquí los resultados de Bing:

Resultados similares se hallaron al hacer búsquedas  como éstas: “mbzrxpgjys“o “indoswiftjobinproduction“.

Para ser más claros: antes de que la prueba empezara, estas consultas a los motores de búsquedas no encontraban nada o daban muy pobres resultados, tanto en Google o Bing. Cuando Google hizo un cambio manual, de manera que los resultados más importantes mostraran estas páginas, incluso aunque el sitio no tuviese nada que ver con la búsqueda, dos semanas después de empezar con algunas de estas páginas, los resultados fueron replicados en Bing.

Así entonces, lo que se asume es que Bing está copiando los resultados de Google observando lo que la gente hace en Google vía el Internet Explorer.

Solamente una pequeña cantidad de las búsquedas de prueba llegaron a este resultado. Alrededor de 7 a 9 por cada 100. Google dice no entender por qué ocurrió esto, pero incluso con solamente un par de resultados, fue suficiente para convencer a la compañía que Bing estaba copiando sus resultados.

Como se dijo anteriormente, Bing está lejos de ser idéntico a Google en muchísimas consultas. Esto sugiere que aunque Bing usara la actividad en las búsquedas de Google para mejorar sus resultados, esto sería solamente una de muchas de las señales consideradas. De hecho, los motores de búsqueda tienen algoritmos que usan varias señales para determinar qué páginas deben aparecer primero. ¿Qué palabras se usan en las páginas? ¿cuántos enlaces apuntan a esa página? ¿qué tan importantes son estos enlaces? estas son algunas de las señales que usan tanto Bing como Google.

La prueba de Google sugiere que cuando se trata de tópicos populares de búsqueda, Bing se basa en las señales tradicionales. Pero en el caso de que se trate de señales poco confiables, Bing decide confiar en los resultados que Google entrega para esas búsquedas. Así, en los casos en donde no hay más señales que las que Google da, entonces Bing confía en ellas y reproduce entonces los resultados.

Aquí surge entonces la pregunta: ¿Saben los usuarios de IE que podrían estar ayudando a Bing en la manera que Google alega? técnicamente sí, aunque explícitamente, lo más seguro es que la respuesta sea “absolutamente no lo saben“.

IE dice claramente en sus políticas de uso y privacidad (cosa que nadie nunca lee), que por omisión, capturarán algunos de los datos que los usuarios pongan al navegar en Internet, a menos que se apaguen ciertas características manualmente. También puede obtener más información si se habilitan algunas opciones.

Los “sitios sugeridos” es quizás una manera en la que Bing obtiene información de lo que pasa en Google. Es una característica que sugiere qué sitios visitar, basándose en los que uno estaba viendo al momento de recibir respuesta a una consulta. Microsoft deja bien claro que usa y recolecta esta información de los sitios que los usuarios visitan. La información se manda encriptada. Así, si se visita el sitio de búsquedas de Microsoft: http://search.microsoft.com, y se escribe “Seattle” como el término a buscar, Microsoft enviará a sus cuarteles generales la siguiente información: http://search.microsoft.com/results.aspx?q=Seattle&qsc0=0&FORM=QBMH1&mkt=en-US.

De hecho tiene sentido que Microsoft mande esta información para que al entrar a un sitio, se pueda calificar y así ponerlo en las sugerencias respectivas. La barra de herramientas de Google hace exactamente lo mismo, a todo esto.

Pero… ¿monitorear a lo que se da click en los resultados de una búsqueda? no parece haber una razón para que esto se haga en “los sitios sugeridos“, si es que IE hace eso. Pero incluso si se guardan los clicks dados, Microsoft podría sentir que es “información estándar de la computadora“, que en su política de privacidad de Bing se permiten.

A todo esto, la barra de herramientas Bing, que Microsoft alenta a instalar o que viene instalada en algunos programas de socios de Microsoft, su valor de omisión es recolectar información para “mejorar” la experiencia al navegar.

Google aclara que en su navegador Chrome no se hace nada a lo que -aparentemente- Bing está haciendo: “nunca usamos los URLs o datos para desplegar ningún resultado de Google“, dice Singhail. Su barra de herramientas usa los datos para medir la velocidad de los sitios y esto es una señal de calificación que empezó a usar Google el año pasado.

Google sin duda está descontento con toda esta situación, pues conlleva algunos puntos delicados. Uno de ellos es ver si lo que hace Bing es ilegal. Singhal fue renuente a decir que aunque técnicamente Google no ha perdido nada, ya que sigue teniendo sus propios resultados, siente que Bing le está copiando. Pero… ¿le está haciendo trampa? ¿Es acaso lo que hace Bing injusto en este juego de las búsquedas en la red?

Para algunos,  hacer esto es increíblemente inteligente. Pero para Google esto no es inteligente, “es robar, porque trabajamos muy duro y lo hemos hecho por años para que ellos solamente tomen en sus manos nuestro trabajo”, dijo Singhal. “No se cómo se puede llamar de otra manera más que simplemente hacer trampa“. Otra analogía es llevar a alguien a cuestas cuando se corre un maratón y hacerlo que corra poco antes de llegar a la meta final”.

La respuesta de Microsoft

Pero a todo esto, esta mañana en un panel en el Farsight Summit, con algunos de los líderes de la industria, para hablar de la calidad de las búsquedas y el futuro de los motores de búsquedas, se mencionó la queja de Google sobre cómo Bing estaba obteniendo sus resultados. La gente de Microsoft decidió dar una respuesta a todo este asunto:

El equipo de ingenieros de Bing, dicen que ha trabajado muy duro en los últimos años para entregar a los usuarios las respuestas de más relevancia y calidad a las búsquedas de los usuarios y que esta es la prioridad cada día. Dicen que usan más de 1000 señales diferentes en sus algoritmos de clasificación. Una pequeña parte son los datos que nos mandan nuestros clientes, que de forma anónima nos dicen qué lugares navegan dentro de la web para mejorar así la experiencia de todos los usuarios.

Debe quedar absolutamente claro, dice la gente de Bing, que aprendemos de todos nuestros clientes. La queja de Google es como una novela de espías para generar suspicacia en la manera en como se clasifican los sitios en las búsquedas. Fue sin duda una táctica por demás creativa de nuestro competidor, y lo tomamos como un halago. Pero no retrata con precisión cómo usamos los datos de nuestros clientes, como una de tantas entradas de información, para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.

La historia de la web y de sus mejoras es un amplio espectro de experiencias de consumidores y de negocios, una historia de inteligencia colectiva, desde compartir documentos HTML hasta darle click a los enlaces en las hiperligas y más allá. Muchas compañías usan esta inteligencia colectiva para hacer cada vez mejores productos.

Así entonces, dice Bing: “Nosotros aprendemos de nuestros clientes colectivos, y todos deberíamos hacer esto”.

Por ende, indica Microsoft: “tenemos un enfoque diferente a las búsquedas y a las características e innovación en Bing, desde la experiencia de un nuevo usuario y nuestro enfoque a la organización visual a nuestro enfoque de inferir y ayudar a nuestros clientes a realizar y completar sus tareas por demás complejas. Bing es una nueva voz y una nueva experiencia al buscar. Nunca hemos buscado construir alguna otra versión para los motores de búsqueda de hoy. Creemos que las búsquedas necesitan hacer más por nuestros clientes. Este el el principio que nos guía y en como nos enfocamos al trabajo cada día, y del por qué estamos aquí en esta reunión en Farsight, un evento que nos enorgullece haber ayudado a realizarlo“.

El vicepresidente corporativo de Bing, Harry Shum, PhD, termina la respuesta de Microsoft con esto: “estamos aquí emocionados, mezclándonos con lo mejor de la industria en el negocio de las búsquedas. Tenemos mucho trabajo por hacer para lograr que las búsquedas sean lo que queremos que sean y que nuestros clientes merecen. Enfoquémonos en eso”.

Fuentes: SearchEngineLand, Bing

Enlaces Patrocinados
Comentarios