finger-iphone5s

Con la llegada del iPhone 5S y su sensor de huellas digitales, de pronto el tema de la seguridad biométrica ha renacido. Ya hay quienes asumen que este sensor podría ser incluso peligroso para quienes son despojados de su teléfono, pues para poder tener acceso, podrían cortarle el dedo al dueño del dispositivo. Otros piensan que ahora sí los que usen un iPhone 5S le estarán dando sus huellas digitales al gobierno norteamericano y la NSA podrá entonces “fichar” literalmente a quien quiera fácilmente.

Ambas argumentaciones son al menos desinformadas, sino es que falsas. De acuerdo a Apple, tus dedos están a salvo. Debe saberse que el sensor de huellas digitales del iPhone usa un escaneo de las radiofrecuencias en las capas subepidermiales del dedo, de manera que se requiere que el propietario del dedo esté vivo y con el dedo en su mano cuando lo use en el dispositivo. Así, cortarle el dedo para tener acceso al iPhone 5S por parte de un ladrón resultaría inútil pero… ¿esto ya lo saben los ladrones? Digo, para saber.

“La tecnología capacitiva RF del sensor se construyó de manera que la imagen de la huella deba ser tomada de un dedo vivo”, indica Sebastien Taveau, funcionario de Validity Sensors, una firma de California que trabaja con sensores de huellas digitales: “Nadie en las cuestiones biométricas quiere hablar sobre cortar dedos o de cuerpos sin vida, pero al final del día se nos sigue preguntando sobre estos temas y entendemos el temor del consumidor, pero deben entender que un dedo cercenado no trabajará con el sensor”, indicó. Por supuesto que esto no impide que algún amante de lo ajeno obligue al dueño de un teléfono a que use su dedo para darle acceso al teléfono, pero al menos ofrece cierto comfort en algunos escenarios que pudiesen ser desagradables, por decir lo menos.

Con respecto a que las agencias de seguridad, como la NSA en Estados Unidos, podrán entonces hacerse de las huellas digitales de los usuarios del iPhone 5S, de nuevo están malinformados. La descripción de la huella no sale del ámbito local de teléfono, por lo que no habrá manera de que terceros puedan hacerse de esta información para hackear el teléfono de alguien en particular.

No cabe duda que con el sensor de huellas digitales de Apple en su teléfono, el auge de poner este tipo de electrónica en los dispositivos bien podría regresar. A pesar de que se usó antes y con muy poco éxito, es evidente que lo que hace la mano hace la tras y es fácil predecir que algunos de los próximos lanzamientos de teléfonos vendrán, sin duda, con sensores biométricos de alguna clase.

___

(*) Agradezco a EBlum y al Javo por la información sobre este tema.

Referencias:

Mashable

Enlaces Patrocinados
Comentarios