Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Facebook, desde el escándalo de Cambridge Analytica, ha estado en el ojo del huracán mediático, incluso por el Congreso de los Estados Unidos, quienes han hecho toda una historia alrededor del llamado a Mark Zuckerberg a comparecer frente a la autoridad política de este país, debido al alcance que podría tener el robo de la información de los usuarios de la red social y su privacidad, que ya alcanza más de 80 millones de personas, según algunas estimaciones.

¡Malas noticias! Amazon Prime sube de precio después de 4 años

Pero Facebook no es la única empresa que lleva los datos personales de miles de millones de usuarios. YouTube, Google y Twitter son también plataformas enormes que llevan muchas mediciones sobre los usuarios y que saben mucho más de uno de lo que suponemos. De hecho, todas estas plataformas además, son usadas por agencias gubernamentales y compañías tecnológicas que se anuncia en YouTube, por ejemplo, y en muchas ocasiones se promueven temas como el nacionalismo blanco, el nazismo, las teorías de la conspiración y la propaganda de países como Corea del Norte.

Pero para colmo, con la llegada de teléfonos celulares para niños, también se han encendido las alarmas sobre los contenidos que pueden ver o que les llegan a sus dispositivos, y la privacidad de su información cuando navegan por Internet. Y considerando que los jóvenes y niños son más susceptibles a cierto tipo de publicidad, es claro que hay quien piensa que se deberían tomar acciones preventivas.

“Estoy absolutamente convencido que Google es el siguiente“, dice Josh Golin, director de la Campaña para liberar a los niños de la publicidad, un movimiento con sede en Boston. Por ello, ha pedido a la FTC (Federal Trade Commission) que investigue los procedimientos y maneras por las cuales Google (dueño de YouTube), se hace de la información de los usuarios.

Hay que decir que YouTube ha dicho reiteradas veces las formas en que marca y borra los videos dañinos, violentos, sexuales y/o de odio, aunque muchas veces hay contenidos que no se revisan o que no son analizados por alguna razón por la compañía. Y esto permute a los anunciantes de pronto tomarse ciertas libertades para anunciar cosas que no deberían estar anunciándose en YouTube.

“YouTube ha fallado de nuevo en el uso de sus filtros para controlar a la industria de los anunciantes”, dice 20th Century Fox Film, que ha visto que sus anuncios aparecen en videos de YouTube donde se hace apología a los nazis. YouTube ya ha borrado este canal pero no ha explicado a los ofendidos qué es lo que pasó.

Sin embargo, la popular plataforma de videos dice haber hecho “cambios significativos sobre cómo se mide y se ejecuta la monetización”, con “políticas más estrictas, mejores controles y una gran transparencia”, y ha dicho que ahora permite a los anunciantes decidir en qué canales no quieren ver sus anuncios. Dice que también se quitan anuncios cuando se informa de contenidos que no cumplen con las políticas del sitio. “Estamos compro0metidos para trabajar con nuestros anunciantes y hacerlo de forma correcta”, afirma YouTube.

Siempre ha habido reglamentos que rigen qué puede mostrarse en los medios como la radio y la televisión, pero Internet parece haber sido un tema que llegó tan de pronto que nadie ha podido saber cómo regular muchas de sus actividades. Tal vez por esto mismo es un caldo de cultivo de un sinfín de innovaciones y por qué no decirlo, de excesos. Y el problema es que el entorno cambia rápidamente. Por ejemplo, Mark Zuckerberg frente a los legisladores finalmente mostró lo poco que estos saben del tema dentro de las redes sociales pues algunas preguntas mostraban lo mal informados que estaban estos.

Comentarios