Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Uno de los fenómenos más observados de, por ejemplo, las cuentas gratuitas de Yahoo, Hotmail, Gmail, etc., es que pueden ser susceptibles de ser creadas a través de un robot que dé datos falsos pero que genere cientos o miles de cuentas de manera automática. Ante esa situación, los sitios que ofrecen estos servicios decidieron implantar algunas medidas que no pueden ser resueltas, al menos de manera sencilla, por sistemas automatizados. Por ejemplo, cuando se da de alta una cuenta gratuita de correo, el sistema de pronto pone una imagen que contiene letras y/o números. El usuario que está abriendo esa cuenta necesita alimentar las letras y números que ve. En general, la imagen puede estar borrosa para que sistemas automáticos de reconocimiento de imágenes fallen y así asegurarse que es una persona quien de verdad está queriendo registrarse.

Google ahora ha dado conocer una investigación en donde la validación de un registro se da indicando si una serie de imágenes están en su correcta orientación o no (por ejemplo, las imágenes están de cabeza). A este sistema le han llamado Captcha (completely automated public Turning test to tell computers and humans apart). Los investigadores de Google, Rich Gossweiler, Maryam Kamvar y Shumeet Baluja describen su técnica de orientación de imágenes en el siguiente artículo.


El trabajo de reconocer si una imagen está bien orientada es un trabajo que hacen con bastante facilidad y precisión los seres humanos, pero que a las máquinas se les dificulta notablemente. Dado así un buen catálogo de imágenes, digamos sacadas de una búsqueda en la propia web, se pueden usar una serie de detectores automáticos de orientación de manera que puedan ponerla en su orientación correcta fácilmente.  La ventaja principal de la técnica Captcha sobre la tradicional de reconocer texto es que es independiente del lenguaje, y que además, no requiere de pedirle al usuario que alimente una caja de texto. Así, Captcha permite una rápida implementación además de una cantidad prácticamente ilimitada de imágenes.

Aún así, se ha visto que algunas personas parecen tener problemas para detectar la correcta orientación de una imagen, algo así como una en 500 personas. La parte sofisticada es encontrar el balance correcto entre muy fácil y muy confuso. Algunas imágenes son difíciles de orientar correctamente (para las personas) mientras que otras son más fáciles, por ejemplo las que tienen cielo azul, rostros o un jardín verde.

De acuerdo a los investigadores, su sistema les gusta porque la imagen no necesita ser distorsionada u obscurecida como con las imágenes que contienen texto (como usa actualmente Google). Aún así, este sistema no necesariamente resulta inmune a los robots. Se sabe que hay interesantes avances en sistemas de orientación automáticos, y estos avances pudiesen incorporarse a filtros para que las imágenes sean orientadas correctamente sin necesidad de la intervención humana por lo que los investigadores han concluido que quizás sea necesaria la distorsión, eventualmente.

Fuente: CNet

Desde la Red…
Comentarios