Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

No se me ocurre una mejor manera de comenzar esta nota que contándoles una anécdota personal y, hasta cierto punto, algo vergonzosa. Sucedió hace poco más de un año, en mayo del 2017, en lo que fue mi primera —y, hasta el momento, única— cita; por lo cual, dado a la naturaleza del evento, resultaba impensable que mi familia nos llevara y fuera por nosotros al elegante restaurant que había reservado para la ocasión. Al platicarlo con ella nuestra primera idea fue la más obvia, usar Uber, pero honestamente nos detuvo el hecho de que no teníamos la seguridad de que los conductores que nos tocaran fueran a querer ayudarnos a bajar del auto; así que acudimos a la opción de ir y regresar en un taxi… que conducía el tío de la chica en cuestión. Y si bien no fue incómodo ni afectó al rumbo de la cita (creo), sí delimitó el final de la misma, quitándonos la posibilidad de decidir cuándo y cómo terminaría la linda velada.

Descarga gratis estas aplicaciones y juegos de pago para Android

Por eso, al enterarme hace unos días de que Uber Assist, un nuevo servicio dentro de la app de Uber enfocado para las personas que necesiten de una asistencia especial, ya está disponible en varias ciudades de México, entre ellas Monterrey, inmediatamente supe que tenía que probarlo y hablar de mi experiencia. Creo que lo primero a comentar es que, si bien cualquier usuario que lo necesite, sin importar su nivel o antigüedad de su cuenta, lo puede pedir, al haber “pocos” conductores con esta certificación el tiempo de espera es mayor que al pedir un UberX; en mi caso esperamos poco más de 10 minutos. Al llegar el auto enseguida pude notar la primera diferencia ya dentro del servicio, y es que normalmente los conductores sólo se estacionan y esperan a que nos subamos (teniéndoles que pedir de favor que abran la cajuela para poder meter mi silla de ruedas), pero José, el conductor de Uber Assist, se estacionó dando la vuelta al auto para que la puerta por donde me iba a subir quedara hacia la banqueta, abrió la cajuela y se bajó para ayudarnos en todo.

Ya durante el viaje tuve la oportunidad de platicar con José y enterarme de varios detalles que sin duda merecen ser mencionados. Empecemos por el hecho de que en México este servicio es una colaboración de Uber con la institución Puertas Abiertas ABP, quienes se encargaron de lanzar una invitación a los conductores de Uber y darles pláticas y talleres para que pudieran brindarle apoyo a las personas que lo necesitaran. Esta invitación fue completamente abierta, sin requerimientos especiales como ciertos modelos de autos o ser hombre (esto lo pensé por el “esfuerzo físico” que supone), lo cual tiene sentido puesto a que el servicio no sólo es para personas con discapacidad, sino también para mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y, de nuevo, cualquiera que necesite de una asistencia extra. Sin embargo, lo que más me llamaba la atención también fue lo que más me sorprendió; y es que por experiencia propia sé que los transportes especializados suelen ser bastante más caros que un servicio normal, por eso no me explicaba por qué Uber Assist tiene la misma tarifa que UberX. Antes de decirte la respuesta a esto, déjame comentarte que hasta este punto yo hubiera estado dispuesto a pagar una tarifa mayor (dentro de lo razonable) por este servicio, ¡pero no! Uber fue aun más allá reduciendo la comisión cobrada al conductor cuando realice un viaje como Uber Assist, manteniendo así la misma tarifa para los usuarios de este servicio.

Sí, es verdad que hay muchos campos de mejora para Uber Assist, como, por ejemplo, que el usuario pueda establecer en su perfil qué asistencia especial necesita; así, en mi caso, el conductor sabría que necesito una cajuela donde quepa mi silla de ruedas, además de ayuda para subir y bajar del auto. Pero a final de cuentas estoy más que sorprendido y agradecido con Uber, ya que, desde el punto de vista de la discapacidad, esto va más allá de la comodidad, esto se trata de darnos independencia a quienes antes no la teníamos. Gracias, Uber, por pensar en nosotros… y en lo vergonzoso que es que tu papá te tenga que llevar a un motel con una chica xD

Comentarios