Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Después de toda una serie de escándalos y problemas que azotaron a Uber prácticamente durante el último año, Travis Kalanick, director general de Uber, decidió darse un descanso temporal de su empresa el pasado 13 de junio a causa de la muerte de su madre. Y a pesar de que en sus planes estaba regresar a la compañía, hoy ha hecho llegar una carta a The New York Times informando que no regresará como director ejecutivo de la empresa.

Según la carta escrita por Kalanick, la decisión de dimitir no fue idea suya, sino que fue una invitación que le habían hecho algunos de los inversionistas de Uber, los cuales ya no quieren que la empresa siga apareciendo en los titulares de los medios por los constantes escándalos y malas prácticas a los empleados que han golpeado la imagen de la empresa en los últimos meses.

Directivo de Uber es acusado de acoso sexual

Dentro de todos los problemas recientes por los que pasaba la compañía, uno de los que más duro pegaron a la imagen de Uber fue cuando Kalanick y algunos otros miembros de la junta directiva obtuvieron el historial médico de una mujer violada en la India por uno de los conductores de Uber en aquel país.

El problema es que en lugar de que Uber cooperara con las autoridades de aquel país, apostaron por buscar la manera de acusar a la víctima por calumnias para que de esta manera se evitaran las investigaciones pertinentes y nuevas leyes contra el servicio en éste y otros países.

Ésta no sería la primera vez que una mujer acusa a algún chofer de acoso o violación en la India u otros países, y hasta el momento este tipo de situaciones solo han culminado en el despido de 20 choferes de la compañía.

Otro de los problemas más sonados de los últimos meses fueron las acusaciones de acoso sexual de algunos directivos a sus propias empleadas, así como las bajas oportunidades de crecimiento y sueldos en comparación con los hombres dentro de Uber, lo que sin duda afectó negativamente la imagen de la empresa en todo el mundo.

Kalanick reconoció en diferentes ocasiones que los problemas de la compañía debían resolverse lo más pronto posible e incluso en una ocasión aceptó su falta de liderazgo y control después de arremeter contra uno de sus propios choferes al haberlo cuestionado por la reciente reducción de tarifas que afectaba directamente a las ganancias de los choferes.

Uber podría haber estado engañando a las autoridades durante años

Sumado a los diferentes escándalos con otras instituciones gubernamentales, malas prácticas hacía su competencia, falta de criterio y constantes dificultades para hacerle frente a los problemas, Kalanick tendrá que buscar un nuevo director general para Uber que tenga la capacidad y liderazgo que necesita la compañía, aunque eso no significa que los problemas vayan a desaparecer con la llegada de un nuevo ejecutivo.

Y a pesar de que Kalanick dejará el puesto definitivamente, seguirá teniendo un lugar en la junta directiva de la empresa, por lo que podrá seguir tomando decisiones y opiniones respecto al futuro de Uber en los distintos países donde opera.

¿Crees que el cambio de director general podría mejorar la crisis por la que atraviesa Uber?

Referencia: The New York Times

Desde la Red…
Comentarios