Hace algunas semanas surgió un rumor que afirmaba que NX, la próxima consola de Nintendo que llegará en marzo de 2017, abandonaría el formato de discos ópticos para el almacenamiento de los juegos, esto debido a que la compañía Macronix, encargada de abastecer a Nintendo con sus chips ROM, recibió una solicitud por parte de la compañía para fabricar una gran cantidad de memorias de este tipo.

El día de hoy surgió un nuevo reporte proveniente de The Wall Street Journal que afirma que esta información es verídica, esto gracias a que fuentes cercanas al asunto se pusieron en contacto con el sitio, quienes afirman que los cartuchos son una opción razonable para el sistema de nueva generación de Nintendo, ya que la empresa se dirige a una gama más amplia de consumidores, a diferencia de Sony o Microsoft.

El sitio también afirma que los fans de Nintendo incluyen a niños pequeños, quienes podrían rayar los discos, pero los cartuchos son más difíciles de dañar. Además, este formato también permite a los juegos cargar más rápido, es más difícil de copiar y se puede producir en masa más rápido que los discos.

Lo que es casi un hecho, es que no importa el formato que Nintendo decida para su próxima consola, ya que seguramente tendrá la opción de descargar todos sus juegos en formato digital, tal y como sucedió con el Wii U.

Otros rumores que han surgido recientemente sobre el NX afirman que éste será una combinación entre consola casera y portátil y que contará con controles desmontables a sus costados, además de que su poder técnico estaría justo a la mitad de un PlayStation 3 y un PlayStation 4.

Recientemente, también se dijo que el NX apostaría fuertemente por el componente social, esto debido a que al parecer incluirá un botón de compartición de contenido, lo que permitirá a los usuarios hacer streams de forma fácil y subir imágenes y videos a diferentes plataformas como YouTube, Twitter, Facebook y, por supuesto, a Miiverse.

Finalmente, se habla de que los controles del NX incluirán retroalimentación de vibración avanzada, de forma similar a lo que se encuentra en cascos de realidad virtual como el Vive de HTC y Valve, que permite alterar la intensidad, patrones de pulsación y duración de la vibración para imitar la sensación de distintos tipos de movimiento.

Referencias: The Wall Street Journal, Polygon

Enlaces Patrocinados
Comentarios