Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

RESEÑA ‘Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville’: El shooter que no sabías que necesitabas

Pásale y comprueba que Plants vs. Zombies NO es para jugadores casuales

Para muchos, Plants vs. Zombies podrá resultar sinónimo de juego casual, aquella vertiente que según los gamers hardcore solo está pensada para quienes no tienen un compromiso real con los videojuegos. Pero lo cierto es que la franquicia ha llegado a otros terrenos y ha logrado capturar a una audiencia nicho que por prejuicios desconocía cuánto pueden abarcar sus irreverentes entregas.

De esta manera, en 2014 llegó Plants vs. Zombies: Garden Warfare, un shooter en tercera persona que respetó la idea central de un enfrentamiento entre plantas defensoras de la Tierra y zombies invasores, pero la adaptó a un modelo de disparos en multijugador que fue del agrado de aquellas personas que pasan sus sesiones en línea repartiendo balazos y acumulando kills.

¡Ya sabemos cuándo y cómo puedes jugar en Project xCloud!

A ese juego le llegó una secuela directa dos años después, y ahora la franquicia llega con un nuevo shooter en tercera persona, Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville, que en apariencia podrá parecer similar a las dos entradas que le anteceden, pero que en el fondo presume mejoras que garantizan la abundancia de modos de juego y horas y horas de partidas en línea.

Al igual que las dos partes de Garden Warfare, este juego requiere que el usuario complete duelos y termine objetivos para recibir monedas que pueden cambiarse por ítems y mejoras, lo que a su vez se traduce en escalada de rango, nivel y experiencia.

En Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville, los bandos en eterno conflicto llevan el enfrentamiento a un vecindario -el Neighborville del título-, una premisa muy básica que sirve como justificante perfecto para introducir un hub que tiene distintas áreas a explorar con actividades diversas, incluidos cuatro grandes mapas que contienen sus propios retos y un considerable número de quests.

A diferencia de los títulos que le anteceden, aquí hay un total de 20 personajes a elegir, 10 plantas y 10 zombies, cada uno con su respectiva clase, habilidades, mejoras y escalafón.

Además, dependiendo de si se elige bando planta o bando zombie, el hub principal cambiará y se tendrá acceso a distintos quests y mapas -dos para las plantas y dos para los zombies.

En el hub pueden encontrarse estaciones de personalización y mejoras, de modo que el jugador puede pasearse entre selección de personaje, cambio de bando, recolección de recompensas, compra de ítems, escalada de nivel a través de monedas, ascensos, opciones para ajustar su experiencia de juego y hasta un área común de práctica para perfeccionar el combate.

Los jugadores más curtidos en la experiencia shooter multijugador en línea, querrán meterse de inmediato al Multiplayer Portal, en donde pueden elegir unirse a distintas modalidades de juego, como Rando Ops, donde se les asigna un personaje aleatorio para enfrentar olas de enemigos; Battle Arena, que consiste en duelos por eliminación de cuatro contra cuatro; y Turf Takeover, donde el objetivo es tomar el control de un mapa en constante expansión.

Es aquí, en los duelos en línea, donde Battle for Neighborville luce la esencia de Plants vs. Zombies, la de detener a la fuerza invasora y valerse de estrategias que resultarán familiares para quienes tengan tiempo en estos juegos, como la siembra de plantas de respaldo que atacan o detienen a los adversarios.

Desde luego no todo es batalla en arena en este título, pues desde su arranque, y con el objeto de que los usuarios se familiaricen con ellas, comienzan a presentarse las quests, pues hacerlas se traduce en recompensas y hay varias regadas a lo largo de todos los mapas.

Al elegir jugar en mapa, Battle for Neighborville adopta una faceta reminiscente a la de cualquier título de aventura en el que se deban terminar misiones, hablar con NPCs, derrotar a jefes, tomar coleccionables y completar el 100% del área. La particularidad aquí es que las quests también se pueden hacer en compañía de alguien, lo que le agrega un matiz de estrategia a la acción en cooperativo.

Hablando del apartado técnico, el juego presume una nutrida paleta de colores y visuales que si bien no exprimen las capacidades técnicas del PlayStation 4 -la consola en la que lo jugamos-, es imposible no derretirse ante lo encantadores que son, aspecto que obviamente tiene su origen en el genial diseño de mundos y personajes, algo que siempre ha caracterizado a esta franquicia.

Por otro lado, el diseño de audio no necesariamente sobresale, pero cumple y está en sintonía con la propuesta caricaturesca del juego.

Ahora, por lo que hace a los aspectos negativos, Plants vs. Zombies:Battle for Neighborville llega a sentirse reiterativo, pues no importa cuántas quests se hagan en los distintos mapas, al final todas se traducen a las mismas dinámicas y hace que las recompensas sean más una obligación que un gusto.

También es necesario señalar el hecho de que el escalafón de rango, experiencia y nivel solo aplica individualmente, es decir, se tiene que hacer con cada uno de los 20 personajes disponibles para caso de que se les quiera ver en su máxima potencia, lo que vuelve tormentosa la sola idea de grindear en dos decenas de ocasiones.

Pero al final, Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville es un buen shooter que ofrece horas interminables de juego, sea en aventura cooperativa o en arena multijugador. Es encantador en su presentación, su oferta visual y gameplay les recordará a muchos propuestas como Splatoon o aquellas que hizo Rareware en su época dorada, y se erige como un agradable shooter que no sabíamos que necesitábamos para darle una bocanada de aire fresco al género.

Calificación: 8.0
Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville
Año: 2019
Versión revisada: PlayStation 4
También disponible: Xbox One, Windows
Desarrollador: PopCap Games
Publisher: EA