Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El servicio de paga de Battlefield 3 llegó hace un par de semanas. Sin embargo, nos hemos tomado el tiempo de experimentar la experiencia premium que EA y DICE ponen a nuestra disposición por la módica suma de 4000 Microsoft Points o 49.99 dólares en PlayStation 3 y PC. ¿Qué novedades nos ofrece esto? ¿Vale la pena volverse ‘premium‘? Esta columna resolverá muchas incógnitas sobre esta nueva adición a la experiencia Battlefield.

La primera ocasión que tenemos de experimentar el sistema premium es cuando descargamos el segundo parche masivo para Battlefield. Después, vemos qué otros jugadores comienzan a presumir sus armas con patrones de camuflaje o, incluso, llegan a tener nuevos colores en sus uniformes. Uno se pregunta: ¿De dónde salió eso? ¿Se trata acaso de un un truco que no conozco? La respuesta viene una vez que uno de estos misteriosos jugadores nos vence y vemos en el killcam que, de hecho, se trata de un miembro más de la comunidad premium. Es en ese instante cuando nos preguntamos si valdrá la pena adquirir ese servicio.

Para empezar, uno necesita hacerse de una tarjeta de Microsoft points (en el caso de los felices usuarios de un Xbox 360) y, como si fuera un DLC más, uno adquiere el modo premium. Dicho modo se descarga de manera casi instantánea y, de repente, el menú principal se ve embellecido por el anuncio en letras doradas de que uno ya es miembro élite de la comunidad gamer.

Al hacer cuentas y ver que aún nos esperan 3 DLCs más a lo largo del año, uno se da cuenta que, después de todo, gastar 4000 puntos en este servicio no es tan malo. Con él, tenemos acceso prematuro a los contenidos como Close Quarters, y Armored Kill (disponible en septiembre), además del DLC Aftermath y End Game, mismos de los cuales no se tienen detalles en absoluto. Sumado a esto, tenemos la posibilidad de usar 20 armas nuevas, más de diez vehículos diferentes, 4 modalidades de juego adicionales, 30 retos más, la posibilidad de personalizar tus armas y dos pares de camuflajes nuevos para tu personaje.

Si uno deseara comprar todos los DLCs de manera individual, el precio sería de aproximadamente unos 1000 pesos. Sin embargo, por la modesta cantidad de 800 pesos o menos, uno puede llevarse todo esto.

No intento hacer un comercial de premium, pero sí quisiera puntualizar que cuando uno tiene acceso previo a los contenidos que el resto de los mortales experimentarán un par de semanas después, es realmente satisfactorio. Yo solía ser un detractor de todos estos sistemas de paga que te ofrecen bondades virtuales por dinero real. Sin embargo, al ver que uno realmente ahorra dinero en contenido que uno adquiriría de todas maneras, lo premium resulta una oferta tentadora.

Un aspecto menos relevante, pero que igual vale la pena recalcar, es que además de todo esto, este servicio te ofrece un calendario especial que anuncia qué cosas vendrán de aquí a marzo del 2013, fecha en que se libera el último DLC y las últimas mejoras al jugador por parte de premium. Entre ellas se incluyen paquetes de armas, camuflajes nuevos para tu personaje, Dog Tags conmemorativas y cuchillos especiales con los cuales degollar a tus enemigos.

Tuvimos la oportunidad de experimentar el DLC, Close Quarters, y podemos decir con toda seguridad que se trata de una experiencia ajena a Battlefield. En este paquete de mapas uno se encuentra confinado a espacios pequeños donde cada esquina puede esconder un peligro potencial. La destrucción de los ambientes es realmente satisfactoria y la capacidad de matar y ser asesinado a granel concede una cantidad impresionante de puntos que serán necesarios para subir de rango o conseguir armas nuevas. Algunos puristas del juego masivo que ofrece Battlefield se sentirán defraudados. Sin embargo, la redención llegará en septiembre con Armored Kill, un DLC enfocado principalmente en batallas épicas en mapas inmensos llenos de vehículos blindados, aviones y muchas explosiones.

Como nota final, premium es recomendable sólo a los seguidores empedernidos de Battlefield; los jugadores casuales no verán ningún incentivo para gastar tal cantidad de dinero en algo que no usarán mucho. ¿Conviene? Sí. Por otro lado, uno tiene que pensar bien las cosas antes de adquirir un servicio así, considerando si realmente uno jugará Battlefield hasta el tercer mes del año siguiente o pronto lo reemplazará por otro juego.

Mientras tanto, del otro lado del mundo, los jugadores de Australia se quejan de los precios exorbitantes que este servicio tiene en su país. En muchas ocasiones, los precios se doblan a los de Europa y América. EA de Australia aún está por hacer algunas declaraciones al respecto o, en el mejor de los casos, ajustar los precios para que los jugadores dicho continente puedan unírsenos en el festival de tiroteos y acción.

Referencias: Battlefield, Destructoid IGN

Desde la Red…
Comentarios