Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

nintendo3ds00En los últimos cinco años, aproximadamente, Nintendo ha estado vendiendo el 3DS, su último modelo en la serie de consolas móviles. Hace apenas unos dos años, Nintendo anunció un nuevo 3DS, con un procesador más rápido y con otros refinamientos y actualizaciones. El nuevo 3DS viene en dos tamaños: Normal y XL. Cualquiera puede comprar la versión XL en el mundo, pero los fanáticos de esta consola no pueden comprar en Estados Unidos la versión normal. Las razones de esto me parecen un misterio.

No falta a quien no le haya parecido tener que comprar la consola 3DS XL simplemente porque no cabe siquiera en los bolsillos. Stephen, un aficionado a la electrónica, decidió hacerse su propia versión normal del producto. Por ello, decidió que quería una versión “non-XL”. Sin embargo, aparte del interés de hacer algo así, se descubrió se requieren habilidades notables para soldar piezas.

En la fabricación de las versiones XL y Normal del 3DS, Nintendo realmente no cambió nada de la tarjeta donde se encuentran los chips soldados. Cierto que el gabinete es diferente, pero en términos de electrónica hay solamente dos cambios: el eMMC (que es para almacenamiento) y el procesador Nintendo. 3DS bloquea por regiones, por lo que simplemente cambiar una versión por la otra no funciona. Stephen decidió que solamente tenía una opción realmente, la de desoldar dos chips de la tarjeta XL y colocarla en la tarjeta japonesa del 3DS.

Stephen logrpo desoldar el chip eMMC de ambas tarjetas. Al hacer el cambio y probarlo, recibió un mensaje de error, sugiriendo que el procesador estaba leyendo la memoria. Un pequeño avance, pero avance al fin. Entonces Stephen puso su atención en el procesador. Fue una pesadilla el desoldar esto, pues son 512 pines pequeños que requieren un punto de soldadura. Stephen notó que esto no se podía realmente hacerlo a mano y se puso en contacto con profesionales de equipo electrónico, de chips, etcétera. Las personas de la empresa contratada estuvieron de acuerdo en soldar el chip y hacer una inspección con rayos X. Una vez que se hizo el trabajo profesional, Stephen ensambló su nuevo non-XL 3DS y todo trabajó perfectamente bien.

Este trabajo que bien puede ser considerado una cirugía de dos tarjetas del Nintendo 3DS dejó algunas enseñanzas. Por ejemplo, el hecho de que el hardware esté en una tarjeta que ha sido hecha por una máquina (o soldada por ella), da poco margen de maniobra a los aficionados a la electrónica a hacer esto, además de que no sé si en nuestro país hay siquiera el servicio que Stephen contrató en Estados Unidos. Pero aparte de esto, se demostró con este curioso ejemplo que al menos Nintendo usa y reutiliza desarrollos pasados. No es novedad porque todo el mundo hace eso, por ejemplo, Microsoft con sus versiones de Windows e incluso Disney actúa de forma similar para hacer sus dibujos animados.

Referencias:

HackADay

 

Desde la Red…
Comentarios