Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

De acuerdo con un reporte de Associated Press, el FBI ayudará a desbloquear un iPhone y un iPod relacionados con un caso de homicidio en Arkansas, esto después de que hace algunos días diera a conocer que había podido acceder al iPhone usado por uno de los tiradores en el caso de San Bernardino sin la ayuda de Apple.

El FBI accedió a una petición del abogado Cody Hiland en el caso en contra de Hunter Drexler, de 18 años de edad, el miércoles por la tarde, después de que el juez a cargo decidiera aplazar el juicio para ajustar el proceso.

Drexler y un niño de 15 años llamado Justin Staton están acusados de asesinar a Robert y Patricia Cogdell el pasado mes de julio. Los Cogdell, ambos de 66 años, habían adoptado y criado a Staton como a un nieto. Según los fiscales, él utilizó su iPod para comunicarse con otros implicados y planear los asesinatos, por lo que confían en hallar pruebas incriminatorias en ambos aparatos.

Ambos se declararon inocentes, y el abogado de Drexler, Patrick Benca, dijo que no les preocupa en lo absoluto lo que se encuentra en el iPhone y el iPod, pero los fiscales dicen que las conversaciones telefónicas grabadas indican que Staton utilizó el iPod en cuestión para planificar el asesinato.

El iPhone perteneciente a Drexler, un iPhone 6, es un modelo superior al desbloqueado por el FBI al asaltante de San Bernardino, un 5c, por lo que es incierto que puedan acceder a él con el mismo método que el utilizado con este.

El FBI accedió al teléfono de Rizwan Farook, responsable junto a su esposa Tashfeen Malik, de la muerte de 14 personas en diciembre en California después de un largo litigio legal y de que Apple se negase a prestar su ayuda. La compañía alegaba que, de acceder a la demanda del Gobierno, ponía en riesgo la privacidad de todos sus dispositivos.

El FBI logró desbloquear el teléfono gracias a la ayuda de un hacker no vinculado a la agencia. No quedó claro cómo ésta lidió con una función de seguridad relacionada de Apple que introduce demoras cada vez más largas entre cada intento de desbloquear el dispositivo.

El director del FBI, James Comey, dijo que una vez que se retiraron esas funciones, la agencia pudo acceder al teléfono en 26 minutos. Por ahora se sabe que están revisando la información del dispositivo y se desconoce si se encontraron datos útiles.

Referencias: Associated Press, TechCrunch, MacRumors

Desde la Red…
Comentarios