Raspberry-pi

En unocero.com hemos dado cuenta de la computadora de bajísimo costo Raspberry Pi, a la que por mucho tiempo le hemos seguido la pista. Este equipo se hizo pensando que debiese servir para enseñar programación a un costo muy accesible, y después de muchos meses de trabajo, la Raspberry Pi Foundation, una empresa sin fines de lucro y que dona parte de sus ganancias a la caridad, creada por Eben Upton y David Braben, sacó las primeras computadoras a la venta.

Hay dos modelos: el A y el B; el primero cuesta unas 25 libras y el segundo 29 libras. El primero se diseñó para las escuelas, mientras que el segundo diseño, con más memoria, busca el nicho de los aficionados a los gadgets, la electrónica y la tecnología.

Cuando finalmente salió el primer cargamento de Raspberry Pi, éste se agotó en menos de dos horas. Sólo unos cuantos habrían comprado la esperada computadora de bajo costo. Debido al éxito, Raspberry Pi ha fabricado más computadoras, pero claramente han enfrentado todo tipo de problemas, por ejemplo, que fabricarlas en el Reino Unido salen carísimas. Por eso se han ido con los chinos y coreanos, para enfrentar la demanda. Sin embargo, hay tanta gente que quiere una Raspberry Pi que hoy en día, si ya encargó su computadora, ésta le llegará después de agosto.

Ya algunos suertudos han logrado recibir sus equipos. Estas son las primeras impresiones de este simpático dispositivo:

Los conectores Display Serial Interconnect (DSI) y el conector MIPI para la cámara están presentes, pero aún no hay software para que puedan ser usados. Mide 85.60mm×53.98mm, aproximadamente el tamaño de una tarjeta de crédito, y pesa unos 45 gramos. Otras alternativas no ofrecen el mismo poder en ese tamaño, a excepción probablemente de la BeagleBone, que mide 86.36 x 53.34 mm.

Sin embargo, el tamaño compacto no significa que tenga pocas características. El Modelo B tiene salida de video HDMI y salidas de audio, dos puertos USB 2.0, una entrada de 3.5 mm para audio analógico y un conector RCA para video compuesto. Además tiene una entrada de 10/100 M Ethernet y un conector MicroUSB para el voltaje de entrada de 5 Volts.

La Raspberry Pi tiene —como ya mencionamos— entrada DSI para una conexión a un teléfono o a una pantalla tipo tableta. Una interfaz MIPI para cámara y un conector de 26 pines de propósito general que ofrecen  un UART serial, entre otras cosas. Se nota la ausencia del conector IEEE 1149.1 JTAG para depuración. Obviamente, esto no es para preocuparse demasiado, pero para quienes buscan en la Pi una alternativa barata al Dragonboard de Qualcomm o a la Samsung Origen, deberían estar al tanto de esta dificultad.

En esta versión, la Pi no tiene agujeros en la tarjeta de forma que pueda montarse en una caja. Así que cualquier gabinete para la computadora tiene que ser fijado a los bordes de la tarjeta. Otro tema importante es que sólo tiene posibilidades de una memoria SD para su sistema operativo y almacenamiento. Así que si adquiere una tarjeta SD rápida, el sistema funcionará más rápido. Tarjetas Clase 10 no funcionan. El fabricante sugiere usar tarjetas clase 4 o 6.

Con la tarjeta adecuada se puede ‘bootear’ una versión modificada de Debian, compilada para un procesador (ya obsoleto) ARM 11, que es el corazón del sistema y que, sorprendentemente, corre muy rápido, incluso al cargar la interfaz gráfica a través del LXDE Desktop. Sin embargo, la computadora demuestra sus carencias en las pruebas de desempeño. Hay otras computadoras de esta naturaleza que tienen mucho mejor desempeño que la Pi.

Así, hay que decir tristemente que aún está muy verde la Raspberry Pi. El software está en etapas iniciales y faltan muchísimas características que ya se encuentran en otras tarjetas de la competencia. Sin embargo, no hay que ser pesimistas. Debido a la cantidad de entusiastas de la Raspberry Pi, es probable que muy pronto tengamos un sinfín de apoyo desinteresado en todos los problemas que este tipo de lanzamientos suelen tener. No hay que desesperar.

Fuente: Raspberry Pi

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios