Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Después de todos los incidentes que sufrió el que sería el producto estrella de Samsung de este año, y las serias restricciones que puso la Administración de Aviación Federal en los Estados Unidos sobre su uso como equipaje en los aviones, un vuelo de Virgin America estuvo a punto de desviar su ruta debido a la sospechosa existencia de un Note 7 entre sus pasajeros.

Mientras el avión se encontraba en pleno vuelo, miembros de la tripulación se percataron que en la red Wi-Fi aparecía un misterioso dispositivo llamado Samsung Galaxy Note 7_1097 que estaba funcionando como Hotspot.

En ese momento, el capitán del vuelo habló con los pasajeros y pidió a la persona que portaba el Samsung Galaxy Note 7 que lo entregara, de lo contrario las azafatas empezarían a buscar en las cosas de los pasajeros hasta encontrarlo.

Después de varios minutos sin respuesta, el capitán del vuelo a San Francisco anunció que desviará la ruta para aterrizar de emergencia en el aeropuerto más cercano, pues la seguridad de todos estaba en peligro si el Galaxy Note 7 explotaba dentro del avión en pleno vuelo.

Minutos más tarde, con el avión aproximándose al siguiente aeropuerto para el aterrizaje de emergencia, las amenazas del piloto y las azafatas buscando entre las cosas de los pasajeros, el señor Lucas Wojciechowski admitió ser el culpable de esta “broma” y dijo a la tripulación que no llevaba un Galaxy Note 7 en su poder, que simplemente cambió el nombre del punto de acceso a Wi-Fi por el del Galaxy Note 7.

A pesar de que parece una medida exagerada, es importante saber que la Administración de Aviación Federal prohibió el uso de este dispositivo en cualquier tipo de vuelo, por lo que la violación de esta regla representa un delito Federal en los Estados Unidos.

La aerolínea Virgin America aún no se ha pronunciado de manera oficial frente al caso, por lo que no sabemos si habrá medidas legales en contra del pasajero Lucas Wojciechowski, o si todo quedara en una broma de mal gusto que hizo pasar a los pilotos y pasajeros momentos de mucho estrés.

Referencia: BBC News, The Verge   

Desde la Red…
Comentarios