Hoy supimos del terremoto de magnitud 8.9 en la escala Richter, que azotó a Japón, con el consecuente tsunami, que parece haber sido peor en destrucción que el propio sismo. Nos hemos enterado por las noticias, por Facebook y Twitter, porque nunca falta quien amablemente nos informe casi de inmediato de lo que pasa en el planeta.

El asunto es que con estos trágicos eventos, ya hay que prepararse para un tsunami de fraudes, literalmente, basándose en gente que quiere sacar ventaja de estos acontecimientos  a terceros y a víctimas inocentes.

Los fraudes que parten de la caridad siempre han sido los favoritos por quienes les gusta crear estos fraudes. Después del huracán Katrina, el FBI se vio en la necesidad de advertir oficialmente sobre 4500 sitios falsos que aparecieron, todos intentando recolectar donativos para ayudar a las víctimas del siniestro.

El trágico terremoto que golpeó a Haití en enero de hace un año, probó ser una increíble oportunidad para los defraudadores. Millones de dólares se recolectaron en un esfuerzo por ayudar a las víctimas de uno de los desastres naturales con más víctimas mortales de todos los tiempos. Desafortunadamente, algunos millones de dólares terminaron en los bolsillos de los defraudadores. Después del terremoto, los sitios fraudulentos de caridad y ayuda nacieron casi instantáneamente, apareciendo como nuevas fundaciones de caridad, creadas en consecuencia del terremoto de Haití, así como otros defraudadores que se disfrazaron de instituciones como la Cruz Roja de los Estados Unidos.

Otros fraudes que rodearon al terremoto de Haití incluyeron el phishing, así como fraudes con sistemas para supuestamente, hallar a personas desaparecidas en el sismo, a cambio de una cuota. Hubo además variantes del fraude nigeriano indicando que había grandes sumas de dinero que podrían recolectarse con la ayuda de un extranjero que diese sus datos. La lista de fraudes fue verdaderamente notable.

Los fraudes sobre el terremoto y tsunami del Japón ya empezaron en Facebook, casi de inmediato, después de que las noticias dieron las primeras imágenes del siniestro. Al momento de escribir esto ya hay defraudadores abriendo nuevos dominios y copiando cómo se ven algunas páginas de donativos para crear los suyos con la misma fachada. Obviamente seguirá un envío masivo de correos spam, tweets en Twitter y mensajes de Facebook, en donde se solicitará dinero para ayudar a las víctimas de semejante evento. Los usuarios de computadoras y de Internet deberán estar atentos de estos cibercriminales que ya usan estos desastres naturales para esparcir virus, vía enlaces a través de correo spam, Twitter y otros sitios fraudulentos.

La empresa Trend Micro notó que ya se vieron ataques del virus Blackhat SEO inmediatamente después de que ocurrió el sismo. “Uno de los sitios activos que monitoreamos usó la frase “terremoto más reciente en Japón”, el cual lo lleva a una variante del FAKEAV, el cual ha sido detectado como malware Mal_FakeAV-25“, indicó la empresa en su blog.

Fuente: Security Week

Enlaces Patrocinados
Comentarios