Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

apple-iphone00

Hoy sabemos que el iPhone 6 no se ha vendido como se esperaba y parece ser que es la primera vez que Apple nota una caída en este rubro. Probablemente un iPhone no es valioso solamente porque lo venda Apple, sino porque tal vez no vale ya tanto la pena. La compañía de la manzana lleva tiempo sin tener nuevas ideas y entonces, tener el iPhone nuevo -que prácticamente hace lo mismo que la anterior versión- no parece ya ser imprescindible para los compradores.

Pero además de este argumento, Matt O’Brien, del Washington Post, dice que cuando se vende un iPhone en un país donde su moneda se está devaluando con respecto al dólar, es claro que ya no será tan fácil venderlo. La mayoría de los países tiene una moneda débil (con respecto a la moneda estadounidense) y esta es una poderosa razón para que las ventas bajen. Y aunque suena como un argumento sólido, el dólar ha tenido sus altibajos por cerca ya de 18 meses y Apple registraba entonces “utilidades históricas”. Esto nos hace pensar que quizás no es tan cierto que el asunto de la moneda y las devaluaciones de los países sea la razón principal a las bajas ventas del teléfono de la manzana.

Cuando observamos lo que dicen los analistas sobre el fracaso de Apple en ventas del iPhone, notamos que no están hablando del dólar, el cual finalmente afecta a todos, sino que se han enfocado en un argumento que parece más serio y del cual no se quiere hablar pero que parece ser que caerá por su propio peso: las tabletas y los teléfonos inteligentes se están “quedando sin gas”. Esto quiere decir que ya no son súper innovativos, “súper cool”, de forma que haga que la gente quiera tener uno de estos aparatos modernos y poderosos a toda costa. El hecho es que ya el iPhone se parece mucho a los teléfonos que hay en el mercado, los cuales pueden encontrarse por una fracción del precio que le pone Apple a sus teléfonos.

Pero el problema puede ser peor. Apple no solamente tiene algo innovador sino que en el horizonte no se ve nada nuevo, ninguna innovación. Y quizás habría que buscar nuevas ideas en la Inteligencia Artificial o en el Internet de las cosas, que supuestamente iba a ser el nuevo gran boom de la industria del cómputo. Pues bien, Apple no parece estar trabajando en estos temas.

Tal vez habría que ser justos con Apple. No siempre se puede estar innovando. No se puede estar todo el tiempo como el “rey de la montaña”. Es algo que ocurre con las empresas en la industria del cómputo y de alguna manera es normal. Sin embargo, los inversionistas de este tipo de compañías de tecnología siempre están muy atentos a los números. Y quizás no sea el momento de que Apple tenga que tomar medidas, pero claramente tendrá que ir monitoreando lo que va pasando con sus utilidades y ventas, para entonces -si procede- cambiar el rumbo o ciertas políticas que no le pudiesen estar dando resultados.

Referencias:

TechEye 

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios