iphone6-00

Leo que un japonés se ha formado en una imaginada cola de personas (inexistentes) para ser el primero en adquirir un iPhone 6 en el momento que este salga al mercado. Sin duda se trata de un fanático de la marca Apple que ha decidido ser el primero en la eventual cola que se formará cuando el teléfono se venda. El problema es que dicho teléfono ni siquiera se ha anunciado y no se sabe ningún dato del mismo.

El personaje en cuestión, que se dice llamara Yoppy, decidió el miércoles pasado que era el momento adecuado para disfrazarse como un iPhone y esperar afuera de la tienda Apple en Japón. La realidad es que todo esto es tan absurdo que incluso Apple simplemente ha ignorado a este fanático de hueso colorado, pues sin duda tiene cosas más interesantes en qué pensar y actuar.

Y la pregunta aquí es, ¿quién en su sano juicio hace semejante cola (invisible, pues es el único en la misma), para adquirir un teléfono del cual no se tienen especificaciones técnicas siquiera? Probablemente Yoppy quiere sus quince minutos de fama y por suerte para él, algunos medios han hablado de su historia y así, por lo menos, no habrá pasado desapercibido para todo el mundo, aunque la verdad, pasar a la fama pública por semejante acto ridículo, pues como que no parece ser la mejor idea.

Porque miren, ¿cuántos días va a esperar Yoppy en la entrada de la tienda Apple? ¿cuánto tiempo se mantendrá disfrazado de iPhone para quizás llamar la atención o hacer que algún transeúnte suelte una sonrisa al verlo así en la calle? Si hay un iPhone 6, éste saldrá dentro de unos seis meses. ¿Se quedará el absurdo japonés en la entrada de la tienda todo ese tiempo? Lo dudo. Si tiene un par de neuronas se dará cuenta de su tonto proceder y ya regresará cuando el teléfono siquiera sea anunciado.

Apple saca un dispositivo mejorado cada cierto tiempo y en el caso del potencial iPhone 6, se espera que éste tenga una pantalla de cristal-zafiro y que ésta sea “iNorme”, enorme pues. Pero sin importar qué vaya a contener ese oscuro objeto del deseo que representa un teléfono como el iPhone, es claro que hay mucha gente en el mundo con mucho tiempo libre como para lanzarse a pararse en la tienda Apple para ser el primero en comprarlo, aunque para ello esperar más de seis meses como que no habla muy bien del fanático en cuestión.

Me queda claro que los seres humanos cometemos muchas veces acciones bizarras, tontas, babosas, absurdas, lo cual no nos pone como el ejemplo de inteligencia que nos hemos hecho creer que somos. Vamos, vivir al pendiente de un teléfono, el que sea, para comprarlo porque sus ansias de consumidor pueden más que una reflexión serena y simple, solamente me hace darme cuenta que algo en la humanidad, en nosotros, anda totalmente mal.

Referencias:

The Register

Enlaces Patrocinados
Comentarios