Paul Ceglia, el hombre que demanda a Facebook y a Mark Zuckerberg (¿otro más?) por prácticamente la mitad del emporio de la famosa red social, ha sufrido un fuerte revés, pues dos poderosas firmas de abogados que lo representaban renunciaron a continuar el caso esta semana, y el juez que lleva la querella denegó la petición de posponer una audiencia para el siguiente jueves para que el nuevo abogado del demandante, fuese quien fuese, pudiese ponerse al tanto del asunto y los detalles.

En la última audiencia la Juez Leslie G. Foschio, de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, para la parte oeste del distrito de Nueva York, dio cabida a una petición para forzar al demandante a ofrecer datos de su computadora, incluyendo los correos y documentos relacionados con su demanda, asó como evidencia en papel, sobre que Zuckerberg le había prometido dar la mitad de Facebook.

Paul Ceglia alega que a él le pertenece el 50% de Facebook porque en el 2003, Zuckerberg, estudiante de Harvard, le vendió la mitad de las acciones de la compañía por 1000 dólares. En ese entonces, el sitio de Facebook no había sido lanzado y la compañía no había sido siquiera incorporada. Era un proyecto en el que Zuckerberg trabajaba en su su dormitorio. De acuerdo a estimados recientes, el 50% de las acciones de Facebook podrían valer entre 25 y 35 mil millones de dólares.

Ceglia ha mostrado como evidencia copias del supuesto contrato que dice haber sido firmado por Zuckerberg, pero no ha dado el original, así como los correos que según Ceglia, intercambió con el dueño de Facebook.

La red social mantiene que la evidencia mostrada por Ceglia es falsa y esta semana, la Juez Foschio aprobó la iniciativa de la defensa para tener el equipo de cómputo del demandante, así como los documentos electrónicos en papel, para ser examinados de manera expedita por un experto para determinar su autenticidad.

Ceglia dice que contrató a Zuckerberg para que hiciese el trabajo de programación del sitio web llamado StreetFax.com, una base de datos de la intersecciones de las calles y de información para los ajustadores de las firmas de seguros. Él insiste que después de esa reunión, Zuckerberg le vendió las acciones de la compañía.

Lo oque queda claro es que muchos ven en Facebook la posibilidad de no trabajar más, demandándolo por cualquier cosa. Es claro que si dos bufetes de abogados importantes declinaron seguir el caso, es porque asumen que no hay manera de ganarlo. Esto significaría que Ceglia sería uno más que muerde el polvo queriéndole sacar ventaja al dueño de Facebook.

Fuente: itWorld

Enlaces Patrocinados
Comentarios