Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Video_+kota

En casi todos los grandes centros comerciales del País se pueden encontrar sucursales de esa tienda de mascotas que tanta indignación causó hace unos días en redes sociales y a las que yo, desde hace unos años, decidí no volver a entrar.

No me denomino precisamente “animalover”, pero respeto a los animales y he tomado decisiones como ya no asistir a corridas de toros y tener en casa a un perro adoptado, pero me indignan esos videos que suelen compartir en Facebook para denunciar el maltrato animal.

No sé si soy muy perverso, pero siempre he creído que ese tipo de imágenes que aparecen en mi muro, más que denunciar y detener las agresiones contra esos animalitos, pueden provocar que otros actúen imitando lo que ven… o como dirían las abuelas: “le dan ideas” a otras personas.

Y eso es justo lo que hay en el video en el que los empleados de la afamada tienda de mascotas que siempre está llena los fines de semana (seguro los que la visitan no son los que la critican en Twitter): repite escenas que recuerdo haber visto en otros videos similares.

Otro elemento sospechoso que encuentro en ese video es que, me parece, hay una intención expresa de mostrar la marca de la tienda, y no creo que sea precisamente para darle promoción, sino como para generar la mala imagen que difundió y que provoco la clausura de una de sus sucursales.

Otro tipo de videos que he visto en las redes sociales son aquellos de empleados que están insatisfechos con su trabajo y rompen escritorios, le mientan la madre a su jefe o tiran la computadora a la basura, es decir, hoy, en vez de limitarse a robar los clips y plumas de la oficina, muestran su malestar en YouTube.

Algo de eso también, me parece, podría esconderse en ese video que se volvió viral en unas horas, sin ser precisamente nuevo, y que fue retomado por diversos medios de información.

Pero lo que no me termina de cuadrar es la inconsistencia en la cantidad de reacciones en contra de la tienda y sus empleados con el número de personas que sigo viendo que entran a esos locales. ¿En realidad son muy pocos los que la critican en Facebook o son muchos los que son sus clientes?

No podemos ser una sociedad que se precie de respetar a los animales mientras estos seres vivos sean exhibidos y vendidos en vitrinas y ese hecho sólo provoque indignación masiva hasta que miles de personas lo “descubren” en YouTube.

Así de simple.

Desde la Red…
Comentarios