Google

James Whittaker, un empleado de Microsoft que antes trabajaba en Google —y antes de eso ya había estado en Microsoft—, colocó una bomba informativa contra su exempleador en un blog de Microsoft, todo por un post en el que habla de por qué dejó Google.

“Los últimos tres meses que trabajé para Google fueron un torbellino de desesperación. El Google que me apasionaba era una compañía tecnológica que motivaba a sus empleados a innovar. El Google que dejé era una empresa de publicidad enfocada en una sola cosa”, declaró el líder de un equipo de ingeniería para la red social Google+.

Wittaker habla de una empresa dividida en 2: Antes de Google+ y después. Según su perspectiva, el ‘después’ fue terrible. El problema es que Google no logró su cometido en la competencia contra Facebook. Innovó con Chrome y Gmail, proyectos en los que permitió a sus ingenieros el tiempo y los recursos para ser creativos, pero no en la red social.

De acuerdo a su narración, la competencia por la red social se convirtió en la prioridad una vez que Larry Page asumió el cargo de CEO de la compañía. “De repente, el 20% se partió a la mitad”, dice el post como referencia a la política de Google de permitir que los empleados usen una quinta parte de su tiempo para proyectos que no sean su trabajo principal.

Él no es el primer ‘exgoogler’ que expresa sus críticas en este sentido, pues varios empleados de alto nivel han dejado la compañía tras argumentar que “el espíritu de puesta en marcha” de Google ha sido reemplazado por una cultura centrada en las ganancias, más madura, sí, pero más ‘plana’.

Este escándalo aparece cuando la batalla entre ambos gigantes de la tecnología se ha recrudecido, pues la Comisión Europea investiga a Google por violaciones monopólicas, y Microsoft lucha con su motor de búsqueda Bing, que ha duplicado su participación en el mercado desde 2010, pero no ha tenido el éxito que esperaban.

A pesar de sus dudas sobre lo que Google hacía para impulsar su red social, Wittaker piensa que la red social valía la pena. Es muy pronto para despedir Google +, pero el sitio parece un pueblo fantasma.

La compañía dice que hay 90 millones de personas inscritas, pero basta entrar para comprobar que la red es ‘el gran elefante en la habitación’ o el tema del que nadie quiere hablar.

Lo curioso de las líneas de argumentación de Wittaker no es que fueran publicadas, sino que salieran a la luz desde un blog oficial de Microsoft. Hasta ahora ninguna de las dos empresas ha comentado al respecto. Es normal que un exempleado hable mal tras haber sido despedido, pero, ¿por qué su nuevo empleador le da un canal para hacerlo? ¿Será que la competencia ahora es tan descarada y agresiva?

Fuente: CNN Money.


Enlaces Patrocinados
Comentarios