Conveniencia de una pantalla más grande en teléfono móvil

La tendencia actual con la mayoría de los teléfonos inteligentes es la presencia de una pantalla cada vez más grande, al menos en los modelos ‘tope de gama’. Hace unos meses, el tamaño más grande llegaba a ser de 4.2 pulgadas, pero los últimos modelos de HTC o Samsung, por ejemplo, han llegado hasta las 4.7 o 4.8 pulgadas. ¿Es conveniente tener una pantalla de esas medidas?

En unocero.com hemos mencionado varias veces que no hay un dispositivo que sea ‘el mejor de todos’, puesto que sólo puede ser verdad en función de las necesidades de cada persona. Para uno, el mejor teléfono puede ser  el que tiene radio FM y una pequeña lámpara, porque eso es lo único que le hace falta, pero para otro, la opción a elegir puede ser el gadget con el procesador más poderoso, pantalla enorme y cámara de ‘n’ cantidad de megapixeles.

Como tal, el que a cierta persona le pueda convenir o no tener un celular con pantalla gigante en términos de lo que él o ella quiera, es algo que no pondremos en tela de juicio en este artículo, ya que eso depende de cada quien. En este caso, queremos exponer cuáles son las ventajas y desventajas de poseer un dispositivo con esa característica.

Por un lado, cuando se cuenta con una pantalla grande en un teléfono celular podemos dar por hecho que será muy placentero ver imágenes, videos o películas, navegar en internet, jugar y leer revistas o libros electrónicos. Todo eso está disponible para que lo utilicemos cuando queramos y se puede manejar más fácilmente en un display del tamaño adecuado.

Para que todo eso sea todavía más satisfactorio, hay que comprobar que las especificaciones técnicas de la pantalla también sean suficientes para obtener lo mejor del contenido multimedia. Eso es a lo que nos tienen acostumbrado las principales marcas, con tecnología OLED o LCD, por mencionar un par, y resoluciones que pueden ir hasta 720 pixeles, o más allá, en el caso del iPhone 4S.

Hablando de iPhone, es uno de los casos curiosos en que el tamaño de la pantalla no ha rebasado las 3.5 pulgadas; la razón para eso es que Apple ha visto que el usuario puede usar de forma satisfactoria un teléfono con tamaño de pantalla que actualmente puede ser visto como pequeño y, para que no se vuelva obsoleta, le ha integrado mejor resolución y tecnología que se adecúe a los estándares actuales.

En la forma de ver las cosas por parte de Apple es donde surgen los factores que pueden hacer que a uno le beneficie o no una pantalla de tamaño mayúsculo, porque en la vida diaria, la mayoría de las personas estamos en movimiento y necesitamos tener listo un dispositivo que sea útil aunque sólo tengamos una mano disponible.

Con las pantallas de más de 4 pulgadas, muchos nos veremos en la incómoda situación de no poder alcanzar con el dedo pulgar (cuando sólo se usa una mano) el extremo contrario del display, por lo que hay que ubicar alguna superficie en donde colocar el aparato para poder manipularlo. En consecuencia, si tienes manos pequeñas o si te molesta mucho no poder usar una sola mano para pulsar sobre la cubierta entera de tu smartphone, quizá un teléfono grande no sea lo mejor para ti.

Con la tecnología actual, los dispositivos pueden usar un display enorme sin que el grosor de éstos tenga que incrementar su tamaño, no obstante, portar contigo uno de estos móviles se puede volver molesto, depende de cómo acostumbres hacerlo. Si sueles llevarlo en la bolsa del pantalón o camisa, dependiendo de las dimensiones de tus bolsillos, o si sueles estar sentado, será más difícil sacar el gadget de donde esté guardado, sobre todo si consideras que la mayoría solemos ver la pantalla un montón de veces al día.

A final de cuentas, todo se resume en evaluar qué es lo que tendrá más peso en tu decisión: comodidad o uso de características. Con la pantalla más grande, sin importar casi cualquier cosa, te verás por lo menos de vez en cuando en la complicada situación de no poder manipular fácilmente el dispositivo, sus botones o teclado, eso es un hecho. También podrías enfrentar algunas dificultades para guardarlo y traerlo contigo, pero eso depende de tus hábitos.

Si la comodidad es algo secundario para ti y es rebasado por las necesidades de trabajo, entretenimiento, o ambos, te aconsejamos que te aventures a probar suerte con una pantalla grande. A veces, los beneficios en desempeño multimedia pueden rebasar por mucho a la comodidad, que incluso podrías llegar a olvidar por completo.

¿Tienes un teléfono con pantalla táctil? ¿Qué te parece el uso de su display en relación a su tamaño? ¿Te cambiarías a un dispositivo de más de 4 pulgadas? ¡Esperamos tus comentarios!

Enlaces Patrocinados
Comentarios