Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El vuelo 804 de EgyptAir (MS804) cubría la ruta París-El Cairo cuando a las 02:45 hora local del 19 de mayo de 2016 desapareció de los radares mientras volaba sobre el Mar Mediterráneo. Había 56 pasajeros, 7 miembros de la tripulación y 3 guardias de seguridad. No se sabe a la fecha si fue un atentado o un accidente y no se han hallado sobrevivientes, así como tampoco hay restos del avión.

De acuerdo a los radares militares griegos, el vuelo 804 se desvió de su rumbo poco después de entrar en el FIR de Egipto. A una altitud de 11,277 metros, el avión realizó un viraje de 90 grados a la izquierda, seguido de otro de 360 grados a la derecha mientras descendía desde 37, 000 hasta 15,000 pies. El contacto radar se perdió a una altitud de unos 3048 metros. Después de eso no se sabe nada del avión hasta la fecha.

Sin embargo hay una serie de teorías de lo que pudo haber pasado. Se dice que el primer oficial de vuelo habría conectado un iPhone 6s y un iPad Mini 4 en enchufes incorrectos en la cabina del avión, de acuerdo a oficiales franceses que siguen la investigación. Podría entonces haberse producido calentamiento suficiente para generar un incendio en la cabina.

Los aviones podrán ser piloteados por robots en un futuro

Hasta el momento, la investigación está siendo sostenida por un ingeniero del Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas, así como dos personas más del Ministerio de Defensa de Francia, incluyendo a un profesor de física y a un ingeniero especializado en baterías. Se espera que los resultados de esta investigación se entreguen el 30 de septiembre.

Apple por su parte ha dicho que no estaba al tanto de ninguna evidencia que ligara sus dispositivos con el desastre del avión de EgytAir. Se sabe desde hace tiempo que las baterías de los dispositivos de Apple (como el de otras marcas), ocasionalmente han sido supuestamente culpables de provocar incendios.

Más recientemente, una mujer australiana se quejó pues dice que sus audífonos explotaron a la mitad de un vuelo, pero Apple ha indicado que la culpa de este incidente se debe al uso de baterías de terceros. La propia compañía ha admitido problemas en el pasado e incluso instituyó no uno, sino dos programas de reemplazo para la primera generación de los iPod Nano.

Pegasus 2, el avión construido por jóvenes oaxaqueños

Es difícil especular sobre las causas de un accidente aéreo si no se tienen pruebas materiales del mismo, restos del fuselaje o incluso la famosa caja negra, que de hecho no es negra, sino de un color chillante, en donde se graba todo lo que ocurre en el avión.

Esto hace pensar que los dispositivos de Apple se conectaron en enchufes equivocados suena extraño por decir lo menos, pero es evidente que estos misterios deben resolverse pues finalmente podrían servir para evitar otras tragedias en el futuro.

Referencias: Apple Insider 

Desde la Red…
Comentarios