Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

origami00

En la Conferencia ICRA 2015, que empezó en Seattle hace un par de días, los investigadores del MIT demostraron un robot de origami que se autodobla, camina, nada y se degrada. Este es el título del artículo de hecho, y con ello se han mandado mensajes (o quizás promesas), como esta: “de una hoja plana con un imán en ella, los robots se pueden doblar a sí mismos en segundos y ya están listos para investigar el derredor, en tierra o agua, funcionando con campos magnéticos. Y cuando se quedan ya sin nada que hacer, se van a un tanque de acetona donde se disuelven. Esta es la primera vez que un robot puede demostrar sus posibilidades para completar un ciclo de vida y entonces, las aplicaciones podrían hacerse dentro del cuerpo humano, eventualmente.

El robot que se desdobla está hecho con un imán y PVC en un sandwich de capas cortadas por laser (polyestireno o papel). Pesa 0.31 gramos y mide 1.7 cms por lado. Una vez colocado en un elemento que dé calor, el PVC se contrae y donde las capas estructurales han sido cortadas, ahí se crean los dobleces.

Una bobina electromagnética hace que el robot se mueva. Esto es algo así como el motor del robot, el cual viene en dos partes, un imán permanente cúbico que el robot dobla alrededor de sí mismo y cuatro bobinas electromagnéticas debajo de la superficie que hacen que el robot opere. Una pregunta que surge es ¿para qué queremos el robot que se doble si ya el mecanismo de las bobinas y el imán funcionan? La razón es que la manera en como se desdoble el robot permite que se pueda mover y caminar de diversas maneras. Igualmente, al poderse doblar, puede flotar. Todo dependerá de la manera en cómo se doble el robot. La idea por sí misma se ve muy ingeniosa.

Una vez que nos cansemos de usar el pequeño robot, podemos meterlo en un tanque de acetona y se disolverá (a excepción del imán). Es posible hacer la capa estructural del robot de un material que se disuelva en agua. Hacer esto, sin embargo, no es fácil pero los investigadores se sienten confiados de lograr esto en el futuro. La idea más evidente para aplicar este tipo de robots podría ser en medicina, haciendo que estos minúsculos aparatos entren al cuerpo humano, desarrollen cierta tarea y entonces se disuelvan evitando la necesidad de sacarlos del cuerpo.

Referencias: Spectrum IEEE 

Desde la Red…
Comentarios