online-affairAntes de la explosión de las redes sociales, Ken Altshuler, un abogado de divorcios en Maine, tenía que buscar pruebas incriminatorias de las parejas de sus clientes a la manera antigua: con investigadores privados, por ejemplo. Sin embargo, hoy buscan evidencias en primera instancia en Facebook.

Por ejemplo, considérese la siguiente historia de una cliente mujer, en sus treintas, que llegó con Altshuler buscando divorciarse de su marido. Ella decía que su esposo, un alcohólico, estaba bebiendo de nuevo. El marido lo negó, dijo Altshuler, hasta que un amigo mutuo de la pareja subió unas fotos del esposo tomando cerveza en una fiesta dos semanas antes de la queja. Fue un momento de “te atrapé” y esto haría que la credibilidad del marido en la corte fuese desestimada. La firma presentó las fotos al juez y la mujer ganó el caso en abril.  “Facebook es una gran fuente de evidencia“, dijo Altshuler y agregó “es evidencia sólida porque él es el autor de la misma. ¿Cómo puede negarse lo que ahí se observa?”

La redes sociales se han vuelto invaluables en el mundo legal, particularmente para los casos de divorcios. Los álbumes de foros en línea, las páginas de perfiles, los comentarios de muro a muro, las actualizaciones del estado de los usuarios y los tweets se han convertido en minas de oro en términos de evidencia. Hoy, las firmas de abogados familiares y de divorcio buscan rutinariamente información que se haya vertido en las redes sociales como parte de la evidencia para ganar los casos.

Poner fotos de estarse abrazando y besando en línea pueden mostrar una relación feliz de un matrimonio, o pueden exponer una infidelidad secreta. Al menos 80 por ciento de los abogados encuestados por la Academia Americana de abogados de Matrimonios (American Academy of Matrimonial Lawyers), citaron un crecimiento en los casos en donde se usaron las redes sociales en los últimos cinco años.

Los abogados de divorcios dijeron que las redes sociales son ventanas abiertas para la infidelidad porque se ha hecho muy fácil ahora tomar un romance con un viejo amor o seducir a un extraño. Y el “postear“, compartir y marcar la evidencia de la infidelidad es precisamente la evidencia que los abogados buscan en línea. “Se necesita estar familiarizado con los controles de privacidad para asegurarse que no haya manera que información personal sea accesible”, dijo Adam Ostrow, editor en jefe de Mashable.com, una guía sobre las redes sociales.

Facebook, por ejemplo, es donde los abogados obtienen la mayoría de su evidencia, pues se han relajado gradualmente sus controles de privacidad en el último año. Los abogados dicen que esto permite que algunos detalles personales de los miembros de dicha red social, se filtren sin que el usuario se dé cuenta de ello, indicó el abogado. El 26 de mayor, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, admitió el problema y, en un blog, anunció nuevas herramientas para que los usuarios hagan más estrictos sus controles de privacidad y bloqueén a terceros de la posibilidad de ver información personal.

Se ha hecho imposible proteger toda la información, a menos que usted pierda horas y horas tratando de entender cómo hacer esto“, indicó Lee Rosen, un abogado de divorcios de Carolina del Norte, que añadió haber sacado ventaja de los beneficios de los controles de seguridad, en un caso reciente.

Rosen estaba investigando a un señor, de unos cuarenta años, acusado de engañar a su esposa. El marido no supo cómo controlar la privacidad de su muro en Facebook, un área en donde los usuarios pueden poner información. Rosen notó un mensaje sospechoso de una joven compañera de trabajo del marido de la afectada. El mensaje fue lo que necesitaba para ir en la dirección correcta.

Rosen reportó que alrededor de un cuarto de sus casos de divorcio usan información hallada en las diferentes redes sociales. Encontrar los perfiles en Facebook es tan simple que Rosen dice que cualquiera puede hacerlo. El va aun sitio: Flowtown.com, un lugar en la red para mercadólogos, pero útil también para los abogados. Escriben una dirección de correo electrónico y el sitio genera los perfiles en las diferentes redes sociales. Si esto falla, Rosen entonces contrata a un investigador privado.

En la empresa National Digital Forensics, Inc., con sede en Carolina del Norte, se indaga en sitios digitales en busca de información para ser usada por los abogados de divorcio.  Su presidente, Giovanni Masucci dice que los detectives de redes sociales requieren de habilidades diferentes para espiar. “Por ejemplo, alguien puede estar engañando a su pareja estando casado. Si el estado de dicha persona indica que el estado civil es de soltero, esto es una alerta roja mayor“.

Masucci estima que aproximadamente la mitad de los casos que investiga, en las redes sociales exponen algún tipo de engaño. La feliz realidad para los abogados de divorcio es que la mayoría de sus clientes están atados a Facebook u otra red social. Facebook es más popular que nunca, con unos 400 millones de usuarios. Cada usuario crea en promedio 70 piezas de contenido mensualmente y tienen un promedio de unos 130 amigos. La manera más sencilla de hacerse de información en Facebook es a través de amigos comunes de la pareja que tienen acceso a los perfiles de los esposos.

Es increíble cómo las personas cuentan sus historias de vida“, dice un abogado que representó a una mujer de Tennessee, que creía que su marido la engañaba. Después de que la mujer notó que su marido la había bloqueado en Facebook, ella encontró la página del perfil de otra mujer que era la sospechosa de la infidelidad. En esa página, había un álbum de fotos público, aparentemente de corte romántico. Las fotos mostraban escenarios de las montañas de Carolina del sur. Su marido y esa otra mujer se hallaban abrazándose enfrente de una galería de arte o fotos de la nueva pareja tocándose nariz con nariz. De acuerdo a Elizabeth K. Englander, profesora de psicología del colegio estatal Bridgewater en Massachussetts “la gente divulga información en las redes sociales porque nunca cree que alguien verá la información que ponen” y agregó “la gente siente que es una en un millón y que nadie la notará“.

Pero cuando alguien lo nota, es cuando caen los abogados de divorcios. De hecho, algunos padres incluso han perdido la patria potestad de sus hijos por el comportamiento exhibido en línea. La meta última, finalmente, es la de atrapar al esposo/a en una mentira. A veces una mujer indica que no puede hacer los pagos para mantener a su hijo, pero subsecuentemente compra costosa joyería y pone fotos -de los artículos comprados- en Facebook. Una vez que la evidencia de una persona es palpable, mostrando por ejemplo que miente, entonces esto disminuye la credibilidad del acusado en el juicio.

Los abogados aconsejan a los usuarios de Facebook y de otras redes sociales, a ser cuidadosos con la información que ponen en sus perfiles y checar y volver a rechecar quiénes son sus “amigos“. O para hacer las cosas más sencillas, al menos hasta que pase el juicio, simpemente dése de baja en Facebook totalmente.

Fuente: CNN

Enlaces Patrocinados
Comentarios