Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Es claro que Internet y todos los servicios que de ahí se derivan, han transformado no sólo a las personas, sino a las naciones. Se habla de revoluciones que se desarrollan gracias a la comunicación de las redes sociales. Se dice que las redes sociales son el contrapeso a los abusos de algunos gobiernos y sí, se dicen muchas cosas. Y los gobiernos en ocasiones buscan censurar algunos servicios de Internet -como en China- mientras que otros aclaran una y otra vez que no harán nada de eso.

Este es el caso de Afganistán, cuyo gobierno ha dicho que no bloqueará los servicios de mensajería instantánea WhatsApp y Telegram, de acuerdo con lo que dijo un vocero este pasado lunes, después de un sinfín de rumores que advertían de la suspensión de estas redes sociales.

“El gobierno de Afganistán no censurará ninguna plataforma de redes sociales. WhatsApp y Telegram continuarán operando en el país”, dijo Javid Faisal, vocero en jefe del gobierno de Abdullah Abdullah, a través de Twitter.

Loas rumores sobre el bloqueo de estos servicios de mensajería empezaron después de una carta del regulador de las telecomunicaciones de Afganistán, a los proveedores de los servicios de Internet pidiéndoles bloquear “sin más tardanzas” los mencionados servicios. Esta carta se viralizó por las redes sociales la semana pasada.

El atentado de Manchester podrá cambiar el futuro de WhatsApp y Telegram

WhatsApp, cuyo dueño es Facebook, tiene ya mil millones de usuarios en el mundo. Telegram es mucho más pequeña pero está creciendo como servicio de mensajería instantáneo y es popular en países como Afganistán.

El ministro de telecomunicaciones dijo la semana pasada que el regulador de las telecomunicaciones había ordenado poner un bloqueo gradual a los servicios para mejorar su funcionamiento después de haber recibido quejas de los consumidores.

Los medios electrónicos de Afganistán reportaron que el Directorado para la seguridad nacional del país (National Directorate for Security (NDS)), quería imponer la censura para detener a lo talibanes y a otros grupos insurgentes del uso de mensajes cifrados. el NDS no ha hecho sin embargo, ningún comentario al respecto.

A pesar de la controversia, las plataformas de mensajería no han dejado de funcionar y se reportan trabajando normalmente. El episodio, que atrajo la crítica de los grupos de derechos civiles, así como furiosos mensajes en las redes sociales, solamente subrayan la importancia de Internet y de los servicios móviles de todos los tipos que funcionan en Afganistán, incluso entre los oficiales de dicho gobierno.

 

Desde la Red…
Comentarios