Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Fabricar un dispositivo electrónico no es tarea sencilla, y para ello se requiere que una empresa trabaje de cerca con otras compañías que se encargan de proveer algunos elementos de su equipo, sin embargo, las grandes empresas poco a poco buscan la manera de depender cada vez menos de sus socios comerciales, como es el caso de Apple, que parece que dejará de comprarle a Intel procesadores para su familia de computadoras conocida como Mac y Macbook.

Según menciona el reputado medio norteamericano, Bloomberg, Apple ha tomado la decisión de abandonar Intel, y ya está trabajando en sus propios procesadores para Mac y Macbooks, los cuales llegarán al mercado en el 2020.

ARM-Cortex

Diseñar un chip es una tarea complicada, y dos años no son tiempo suficiente, por lo que es probable que este proyecto ya lleve un tiempo trabajando y los resultados de sus procesadores al día de hoy hayan sido motivo suficiente para tomar la decisión de no seguir comprando procesadores a Intel.

Mark Zuckerberg responde a Tim Cook y pide que no nos dejemos engañar por Apple

Dichos procesadores estarán basados en la arquitectura ARM, tal y como ya lo hace la empresa con el iPhone y iPad, pues debido a que consumen menos energía y emiten menos calor son ideales para dispositivos móviles.

¿Cuáles serán las consecuencias de este cambio?

Cambiar la arquitectura de tus procesadores además de ser tarea complicada conlleva otros riesgos, pues las aplicaciones que actualmente funcionan con la arquitectura x86 de Intel dejarían de funcionar en la de ARM, así que Apple deberá buscar la mejor alternativa a esta solución.

Esta no es la primera vez que Apple pasará de una arquitectura a otra, pues en su momento cambió de PowerPC de IBM a x86 de Intel, y aunque en ese momento la situación fue complicada, esta vez las cosas pueden ser más sencillas, aunque no por eso quiere decir que no habrá sacrificios.

Mac

Apple puede ofrecer alguna emulación de x86 a los desarrolladores tal cual lo hace Microsoft, aunque hay ocasiones en que los resultados dejan mucho que desear. Otra opción para la compañía es que las aplicaciones actuales no sean compatibles con la nueva arquitectura, y que los desarrolladores interesados vuelvan a trabajar desde cero en sus aplicaciones, y aunque suena como una propuesta agresiva, es probable que termine por ser el camino que tome la compañía.

Esperemos a ver qué es lo que sucede más adelante, y sobre todo no adelantarnos a los hechos hasta que Apple haga oficial esta decisión.

Comentarios