Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Jeff-Bezos

Durante el fin de semana, el New York Times publicó un extenso reporte en el cual daba a conocer los resultados de una encuesta realizada a 100 antiguos empleados de Amazon, de la cual se obtuvieron resultados un tanto desalentadores para cualquier persona que quiera trabajar en dicha compañía.

De acuerdo con el artículo, algunos de los entrevistados dijeron que se vieron forzados más allá de sus límites, al punto de poner su carrera en la empresa antes que cualquier otra cosa, incluida su vida personal. Según comentan, sus superiores los sometían a duras pruebas para demostrar su fidelidad a la compañía, tales como recibir correos electrónicos o llamadas telefónicas durante las madrugadas y, si no contestaban, se les penalizaba gravemente.

Por otro lado, comentan que el ambiente de trabajo era sumamente competitivo, hasta llegar a niveles absurdos, como sabotear la labor de sus compañeros, y cosas aún más atrozes, como algunos empleados que sufrieron cáncer, abortos y crisis personales, a los cuales se les trató de manera injusta y no les dio tiempo de recuperarse.

Como era de esperarse, el director general de Amazon, Jeff Bezos, salió a comentar al respecto en un memo interno hacia sus empleados, en el que comenta que la compañía que se describe en el reportaje del New York Times no la reconoce y no representa aquella a la que lidera.

“El artículo del New York Times cuenta con anécdotas que describen prácticas administrativas sorprendentemente insensibles, incluyendo personas que están siendo tratadas sin empatía al mismo tiempo que deben de soportar tragedias familiares y graves problema de salud. En pocas palabras, el artículo no describe el Amazon que conozco ni los empleados con los que trabajo todos los días”, declaró Bezos.

El ejecutivo también anima a sus empleados a reportar cualquier historia parecida a la del artículo al departamento de recursos humanos o a él mismo, además de que afirma que, de ser ciertas dichas anécdotas, una compañía como Amazon no estaría viva, especialmente en el mercado tan competitivo de hoy en día.

Steve-Jobs

Esta no es la primera vez que se hacen acusasiones de este tipo a empresas multimillonarias. Probablemente, el ejemplo más claro es el de Steve Jobs, quien se decía que era excesivamente severo con los empleados de Apple, al punto de ponerlos al límite y obligarlos a trabajar días enteros sin dormir y de no hacerlo, los despedía de una forma humillante.

Sean o no ciertas los relatos de los empleados de Amazon, creemos que sí, en efecto, los jefes a veces tienen que ser un poco duros con sus subordinados para que el trabajo salga lo mejor posible, pero nunca sobrepasando el límite en donde se encuentran la salud y el bienestar general de la persona, ya que también sería contraproducente para la propia empresa.

Desde la Red…
Comentarios