Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

A todos los que somos fanáticos de la tecnología siempre nos hemos quedado con las ganas de comprar un producto que por una u otra razón no llega a nuestro país para su venta y la única opción que nos queda para hacernos con uno es comprarlo en otro país.

En mi caso, la emoción no me dejó controlarme cuando recién salieron a la venta los Nexus 5X y 6P, y debido a que su llegada a México se veía difícil decidí apostar por comprar un Nexus 5X en nuestro país vecino a través de eBay.

Debo reconocer que el precio me convenció debido a que estaba entre 1,500 y 2,000 pesos más barato que en otras tiendas online. Revisé que el vendedor hiciera envíos a México y lo compré con la ayuda de PayPal.

La ventaja de eBay es que PayPal protege tu compra, en caso de no recibirla ellos regresan tu dinero sin hacer muchas preguntas. El teléfono tardó una semana en llegar, pero llegó. El único inconveniente fue pagar la aduana que elevó el costo del equipo unos mil pesos más, aún así sentí que había ahorrado un poco de dinero en comparación con otras opciones de venta.

Todo era felicidad hasta que llegó la actualización de Android 7.0 Nougat, entonces comencé a ver en distintos foros de Google que algunos usuarios de Estados Unidos empezaron a reportar problemas con el Nexus 5X después de hacer la actualización a la última versión de Android.

El inconveniente parecía ser una serie de reinicios del equipo que no permite que pase de la animación de inicio, por lo que no puedes utilizar el teléfono absolutamente para nada, o lo que es más conocido como el temido Bootloop.

Debo reconocer que me sentí aliviado porque yo no presenté ningún tipo de inconveniente. Pasaron uno o dos meses de este problema y yo seguía usando el equipo de forma normal. Incluso los expertos en los foros de Google comentaban que aunque aún no terminaban la investigación de este problema, todo parecía indicar que el fallo era debido a inconvenientes de hardware y no de software.

Un martes 22 de Noviembre el temido problema llegó a mi Nexus 5X. De pronto se apagó, aún teniendo  más del 60% de batería. Intenté encenderlo y solo se quedaba pasmado en la animación de Google, lo conecté a la corriente eléctrica y aún así no logré resucitar el equipo.

Lo curioso fue que después de unas horas el teléfono volvió a encender de forma normal. Lo usé un par de horas más y se repitió el problema. Esperé a que pasara otro día y volví a probar; de nuevo el teléfono encendió y funcionó casi el día completo, de ahí volvió a apagarse y nunca más ha vuelto a pasar de la animación inicio.

Tenía dos teorías: podría tratarse del Bootloop que era afectado por la placa base del equipo y deja inservible el teléfono, prácticamente debes recibir uno nuevo, o esperar la reparación por parte del fabricante. O bien, podía ser tal vez que el botón de inicio estaba mal soldado y provocaba que el teléfono se reiniciara cuando intentaba encenderlo.

Para evitar inconvenientes me contacté con mi vendedor de eBay. En un principio fue muy amable y se ofreció a llevar mi equipo a garantía con LG en Estados Unidos, claro que yo tenía que pagar el envío a su país y llevar el costo de aduanas de ida y vuelta, algo que serías bastante caro, por lo que la mejor opción era pagar por su reparación en México.

Cuando fui a un centro de servicio autorizado por LG y les comenté mi situación, lo primero que hicieron fue preguntarme dónde había comprado mi equipo. Cuando supieron que venía de otro país lo guardaron y me lo devolvieron.

A pesar de que fui muy claro e insistente en que sabía que no aplicaba garantía en México  y que pagaría por la reparación, LG se negó siquiera a revisarlo, argumentando que los equipos de otros países tienen un software distinto…¿en serio?

Lo más raro es que el mismo modelo que tenía yo (H790) lo tenía un conocido mio que adquirió el equipo meses después de su salida al mercado cuando llegó a México a través de Telcel, y créanme que eran absolutamente iguales en todos los sentidos.

A pesar de mis esfuerzos por intentar pagar a LG para que revisaran mi equipo y sabiendo que cualquier inconveniente que sufriera después de la reparación era mi responsabilidad, ellos se negaron a revisarlo, solo porque era de otro país ni siquiera harían el intento por checarlo. ¡Increible!

Días después del altercado, LG en Estados Unidos reconoció que el problema era de hardware, pero debido a que el Nexus 5X ya no se fabricaba, no contaban con las piezas suficientes para reparar todos los equipos, por lo que harían la devolución total de lo que pagaron los usuarios por el equipo en su momento.

Me contacté con LG en Estados Unidos y me recomendaron llevar mi equipo a un soporte técnico en mi país debido a que ellos aún podrían tener las piezas necesarias para la reparación, y volvieron a hacerme hincapié en que no aplicaría la garantía pero podía pagar por su reparación.

El problema es que LG México se niega a revisarlo por ser de otro país pero LG de Estados Unidos me comenta que si se pueden reparar en otros países, aunque con costo.

Así que aún sigo sin poder reparar mi teléfono en México por cuestión de la compra y garantía en Estados Unidos. Mi último intento sería llevarlo a un servicio técnico ajeno a LG o regresarlo a Estados Unidos y esperar mi devolución.

El problema de esta última opción es que al no contar con familiares en Estados Unidos debería de regresarlo con mi vendedor de eBay, y él a su vez debe esperar el reembolso de LG (que la misma compañía afirmó que tardaría un par de meses en hacerlo).

Pero recordemos que eBay protege tu compra, pero se deslinda de cualquier otro proceso como las devoluciones. Así que nada me garantiza que mi vendedor podría regresarme el dinero que pagué por el LG Nexus 5X.

Moraleja: Uno nunca espera que vaya a requerir la garantía, pero piénsenlo dos veces antes comprar un equipo fuera de este país.

Desde la Red…
Comentarios