Lo que parecía  la solución al combate del tráfico y contaminación en las calles, el Autobús de Tránsito Elevado, se ha visto envuelto en un problema y no precisamente con el autobús o tren, sino más bien legal.

La empresa TEB Technologies, principal responsable de del proyecto, tuvo que regresar a la cochera su impresionante TEB-1, así como suspender todas las actividades de pruebas y desarrollo tras ser acusado por el medio local, Global Times, quien asegura que la empresa ha sido financiada de manera ilegal, y no solo eso, sino que también podría ser la pantalla de una inversión ficticia lo que significaría una enorme estafa para los inversionistas.

En tanto, el ingeniero y cabeza del proyecto Yuzhou, ha refutado todas las acusaciones. Aseguró que la empresa es legal y no han cometido nada malo, por lo que esperan resolver esto pronto para continuar con sus pruebas y poder cumplir a tiempo con sus planes.

Sin embargo, a raíz de estas acusaciones, otros medios han comenzado a cuestionar la viabilidad del proyecto, así como la calidad de éste, lo que ha provocado varios análisis sobre las ventajas y desventajas de este tipo de transporte.

Se ha cuestionado, por ejemplo, la cantidad de energía eléctrica necesaria para mover al TEB ya que, a pesar de que el transporte cuenta con paneles solares, estos no serán lo suficientemente eficientes para mover el enorme armatoste. Por otro lado, la limitación de carriles a vehículos altos como son camiones o de carga debido a que no pasarían por debajo podría generar un problema.

Una de las críticas más relevantes es el costo, puesto que asciende a los 4.5 millones de dólares, cantidad suficiente para comprar hasta 11 autobuses eléctricos, lo que podrían usarse para el mismo fin y sin la necesidad de construir infraestructura diferente, aunque claro estos autobuses formarían parte del tráfico por lo que realmente la ventaja de pasar sobre él se perdería.

Otro punto es el enorme acondicionamiento vial que se requerirá para adiestrar a miles de personas para circular cuando se encuentren debajo de un TEB, así como, la normatividad que se deberá tener para poder transitar debajo de algo tan grande, ya que más que un autobús el TEB debería ser considerado como un tren.

Sin duda, son criticas y dudas interesantes, que no se podrán resolver o comprobar si primero no dejan trabajar al equipo para realizar todo este tipo de pruebas. Esperamos que logren resolver sus problemas legales y que realmente la empresa que desarrolla TEB no sea una simple y bien elaborada estafa.

Referencia: China Huanqiu

Enlaces Patrocinados
Comentarios