Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Ben Cousins, director general de ngmoco, un estudio sueco de videojuegos, reveló en un twit que la secuela de Mirror’s Edge ya se encuentra en desarrollo. El también ex-productor ejecutivo de la franquicia de Battlefield informó su deseo de evitar que DICE se convierta en una fábrica de First Person Shooters. Por otro lado, Electronic Arts, publisher del juego anterior, se ha mantenido silencioso al respecto.

En 2008, DICE y EA produjeron un interesante título de acción en primera persona que se instaló inmediatamente en el gusto de los fans. Mirror’s Edge era un título bellamente diseñado que aprovechaba las nuevas tecnologías para sumergir al jugador en un mundo futurista donde la información estaba fuertemente monitoreada y la única alternativa para mantener informados a los grupos disidentes era a través de corredores, jóvenes con increíbles capacidades de Parkour o Free Running que andaban por las azoteas de una gran ciudad evadiendo enemigos en lugar de molerlos a balazos.

Mirror’s Edge se volvió tan popular por su enfoque en la evasión y la acción de plataformas en primera persona que aún sorprende que no se haya hecho una secuela pronto; sin embargo, ya salieron a la superficie las primeras noticias de una segunda parte que probablemente aprovechará el poder del motor gráfico de DICE, Frostbite 2.

Mientras tanto, en lo que termina el desarrollo de Battlefield 4, un equipo dentro de los estudios se dedicará enteramente a este proyecto que tiene a muchos fans a la expectativa, y es que de eso se trata la industria: aprovechar ideas buenas, innovar y no confiar enteramente en franquicias exitosas para secarlas hasta el hartazgo.

Aún no existe fecha de lanzamiento para Mirror’s Edge 2; incluso también se desconoce en qué etapa de desarrollo se encuentre el proyecto; sin embargo  los seguidores de este juego de culto se mantendrán pacientes hasta que más noticias al respecto salgan a la superficie.

 

Referencias: ScrewAttack, Eurogamer.

Desde la Red…
Comentarios