Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Es oficial: El PS Vita llega a su fin

El infortunado PS Vita ha llegado a sus últimos días

Desde su anuncio, el escepticismo estuvo sobre él y aun así consiguió un lanzamiento exitoso. Pero el tiempo demostró que el problema con el PS Vita fue la falta de apoyo que sufrió en sus más de siete años de existencia.

Esa larga agonía ahora llegará a su fin, pues de acuerdo con el sitio web japonés de PlayStation, el PS Vita dejará de fabricarse más pronto de lo que imaginábamos.

¿Está en riesgo el futuro de PlayStation?

La información no es del todo novedosa, pues ya desde septiembre de 2018 se decía que en algún momento de 2019 concluiría la venta de la infortunada consola portátil.

En el apartado de PS Vita del sitio web de PlayStation Japón puede leerse que los modelos Black y Aqua Azul aún se siguen fabricando, pero que esto no será por mucho tiempo.

Sony no ha hecho ningún anuncio hasta el momento, pero la información es clara y oficial.

El declive del PS Vita llegó poco después de su lanzamiento. La librería de juegos era escasa y los lanzamientos triple A brillaban por su ausencia, lo que derivó en un estancamiento de la venta del hardware.

Mucho se dice sobre la manera en que Sony olvidó al PS Vita desde 2013 por centrar toda su atención en el lanzamiento del PlayStation 4, e incluso el portátil poco a poco fue relegado a dispositivo accesorio de este último.

Como medida de emergencia por mantener el interés del público en el PS Vita, Sony se enfocó en atraer a desarrolladores independientes de videojuegos y en promocionar la consola como ventana que daba espacio a experiencias más allá de aquellas que se podían encontrar en el mainstream.

Con ello, el portátil tuvo menos diversidad en su librería (se llenó de juegos japoneses de rol y de novelas visuales), pero las ventas mejoraron moderadamente.

Pero nada de eso fue suficiente y ahora el PS Vita será recordado como un hardware al que nunca se le dio la oportunidad de brillar.

Comentarios