Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El presidente Donald Trump ha comenzado el año con una nueva medida, la cual impone elevados aranceles a paneles y módulos solares importados, con el supuesto fin de apoyar a la industria local del país, aunque al parecer está provocando todo lo contrario.

Comenzamos por explicar que este impuesto consiste en un impuesto del 30% sobre los paneles solares fabricados fuera de los Estados Unidos, lo que provocará que compañías internacionales con una gran operación en el país norteamericano como SolarWorld, Suniva, FirstSolar y Solarcity, entre otras compañías, comiencen a replantear costos y fuerza laboral.

En pocas palabras, al aumentar el costo de los paneles y servicio, muchas inversiones y pedidos serán cancelados, lo que provocará que el despido de una gran cantidad de personal se vea afectado. Esto se debe a que el 80% del suministro de las piezas necesarias para que puedan trabajar eficientemente provienen de los países asiáticos encabezados por China, principal proveedor mundial.

Tesla en franco apoyo a la energía solar

Una medida lamentable, ya que este sector energético se encuentra en un gran momento y es que aunque varias pequeñas compañías locales desaparecieron ante la llegada de empresas de mayor inversión, tanto americanas como extranjeras, la adopción de energía solar logró una industria de 28 mil millones de dólares que le da empleo a más de 260 mil trabajadores.

Aunque Trump asegura que estas medidas están pensadas para proteger a las empresas locales fabricantes de estos productos y elementos. Muchas organizaciones han comenzado a postular malos pronósticos contra esta decisión.

Por su parte La asociación de la industria energética solar publicó un comunicado donde explicaba que esta acción no favorecerá a esta industria la cual se encontraba en crecimiento ya que con la inflación del 30% provocaría un freno a nuevas inversiones, debido a la cancelación de numerosos pedidos y finalmente la perdida de alrededor de 23 mil empleos.

Por otro lado, otros medios indican que aunque en un principio la industria solar se pasme por el aumento de precios, su rápida adopción y evolución a nivel mundial permitirá superar dichos costos volviéndolos nuevamente competitivos en un futuro cercano, siempre y cuando no se incremente el impuesto y la industria logre superar este percance el tiempo suficiente.

También, hacen un fuerte hincapié a que todas estas acciones podrían ser como parte de una acción proteccionista hacia la industria de los combustibles fósiles, en específico a la del carbón, la cual se ha visto enormemente afectada por el uso de paneles solares —y que por cierto, Trump prometió que resucitaría—

SolarCity y Tesla logran que una isla completa funcione con energía solar

Lo que implica que además de frenar una industria en pleno crecimiento y provocar la pérdida de miles de empleos de americanos, Trump apoyará una industria mucho menos amigable con el ambiente.

Cómo afecta a México

Aunque nuestro país se ve un poco más afectado en la cuestión de lavadoras que paneles solares, México también jugó un papel importante al exportar a Estados Unidos  alrededor de 1,127 millones de dólares en paneles y componentes solares en 2016. Además de que entre los años 2012 y 2016 estuvo entre los 5 principales países proveedores de paneles solares.

Sin duda, este nuevo lineamiento, generará problemas en los siguientes meses en nuestro país, aunque no tan graves como en China y Corea del Sur, sus principales proveedores, quienes a pesar de ya preparar sus respectivas quejas para eliminar dicho impuesto (por lo menos reducirlo) se verán afectados mientras logran algún resultado.

Comentarios