El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, desde que entró al poder, ha enfrentado toda clase de críticas y de oposición. Por ejemplo, empezó a “tambor batiente” firmando una serie de órdenes ejecutivas en donde, por ejemplo, impedía que los migrantes de ciertos países pudiesen entrar a Estados Unidos. Esa orden generó una serie de problemas y conflictos en los aeropuertos de este país, y finalmente un juez tuvo que cancelar la orden de Trump.

Con el muro que supuestamente quiere construir en la frontera de México con Estados Unidos, la cantidad de dinero que le promete dar el Congreso es claramente insuficiente y además, el tiempo pasa, por lo que todo parece ser simplemente una amenaza de Trump que en el mundo real no podrá convertirse en algo palpable. Es más, muchos congresistas piensan que el muro es un absurdo.

Pero Trump, que parece que vive en un mundo aparte, a todas las críticas las ha llamado “fake news” (noticias falsas), y a eso ha apelado cuando quiere tapar notas como la intervención rusa en la elección del 2016. Y así, un día sí y otro también, Trump es criticado por todos los medios estadounidenses.

Ahora el flamante presidente del país vecino a dicho que Tim Cook, el CEO de Apple, le “prometió” construir tres grandes fábricas en Estados Unidos. Supuestamente esto sería para reforzar la idea de Trump de “hacer grande a América de nuevo” (recuérdese que para los estadounidenses, cuando hablan de su país, se refieren a América).

La reacción de Apple después del triunfo de Donald Trump

Pero ¿qué hay de cierto en todo esto? Apple ha dicho ya que podría empezar con un fondo de 1000 millones de dólares para promover trabajos de manufactura avanzados en los Estados Unidos. Podemos decir que gracias a su enorme red de desarrolladores, Apple ha creado dos millones de empleos en su país.

Es claro que Cook puede haber dicho una cosa y Trump “maquillarlo” para que suene de otra manera la noticia. Cook ya ha dicho que buscaría promover que muchos de sus productos se fabricaran dentro de su propio país, cosa que es diferente a la declaración de Trump: “Hablé con el Sr. Cook. Él me prometió tres grandes fábricas –grandes, grandes, grandes”.

Corning, quien es una de las empresas que suplen de insumos a Apple, dijo que invertiría “inmediatamente”, 500 millones de dólares para crear 1000 nuevos empleos en los Estados Unidos, pero estos trabajos están relacionados a dispositivos médicos. Foxconn, otro fabricante de insumos para Apple, dicho que piensa en nuevas plantas para los “displays” de los dispositivos. Sin embargo, todo parece quedarse en dimes y diretes.

Aún así, la fabricación de dispositivos de Apple en su propio país ha sido un problema en el pasado, dando a muchas empresas chinas la concesión para darle a Apple los insumos de electrónica que necesita y la realidad es que no se ve que las cosas vayan a cambiar en este sentido de forma muy rápida.

Referencias: CNBC 

Enlaces Patrocinados
Comentarios