Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El senador hidalguense del PRI, Omar Fayad, planteó recientemente una legislación que permita frenar el robo de datos personales, fraudes financieros y la pornografía infantil, entre otros ciberdelitos que sufren millones de usuarios de internet en México. Esta iniciativa fue detallada por el político en el marco de la Semana de la Ciberseguridad celebrada en el Senado de la República.

De acuerdo con la propuesta de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, dependencias del sistema de Seguridad Nacional, como la Policía Federal (PF) y la Procuraduría General de la República (PGR) crearán unidades especiales para prevenir, seguir y sancionar actos que escapen a lo establecido en la legislación. Sin embargo, para muchos, la llamada #LeyFayad es tan deficiente en su redacción y conceptos que prácticamente criminalizaría al Internet entero.

Por ejemplo, en su artículo 17 propone que a todo aquel que dolosamente destruya, inutilice, dañe o realice cualquier acto que altere el funcionamiento de un sistema informático o alguno de sus componentes, se le impondrá una sanción de cinco a quince años de prisión y una multa de hasta mil días de salario mínimo. Desconozco si Fayad tiene conocimientos de informática pero ¿me está diciendo que puedo ir a la cárcel por bajar un programa o por cambiar o comprarle un nuevo accesorio o componente a mi computadora?

Por otro lado, dice que a toda persona que, sin la autorización correspondiente o excediendo la que le haya sido conferida, acceda, intercepte, interfiera o use un sistema informático, se le impondrá una sanción de uno a ocho años de prisión y una multa de ochocientos a mil días de salario mínimo. Sin duda, la deficiente redacción de este artículo es algo confusa, ya que no explica bien a qué se refiere, pero a mi modo de verlo, quiere decir que si violamos los términos de uso de un sitio de Internet, mentimos sobre nuestra edad en Facebook o incumplimos con los términos absurdos que nadie lee, automáticamente nos convertimos en delincuentes y por lo tanto debemos ser castigados severamente.

La #LeyFayad también crea el término de Terrorismo Informático para sancionar el uso de tecnologías de la información, comunicación e Internet con fines terroristas, como la difusión de información con el objetivo de causar pánico y desestabilización de la paz pública. Así que ya lo sabes, si no quieres pasar décadas enteras en prisión, tendrás que dejar de compartir estados de Facebook o hacer retweet de notas sobre la Casa Blanca de Peña Nieto, los desaparecidos de Ayotzinapa o cualquier cosa que incomode al gobierno.

Otro ejemplo ridículo de la pésima redacción de esta ley se encuentra en el artículo 3, el cual define como código malicioso a cualquier programa o código de sistema informático creado específicamente para dañar, interrumpir o afectar un sistema informático, así como obtener información o realizar ciberespionaje. De este modo, de acuerdo con esta descripción, cualquier software en nuestra computadora es considerado como malicioso, ya que para que nuestra máquina lleve a cabo una función, usualmente el software obtiene información de la misma.

Y probablemente, el ejemplo perfecto de que casi todo lo que dice la #LeyFayad se escribió con los pies, lo podemos ver en los artículos 22, 23 y 24, los cuales establecen una serie de delitos contra la divulgación indebida de información de carácter personal que amenazan el derecho a la libertad de expresión, ya que impiden que cualquier persona o medio de comunicación de a conocer información de interés público que sea privada o que no tenga consentimiento de su dueño. Esto quiere decir que, por ejemplo, si algún noticiero sabe de algún acto de corrupción mayor y tiene las pruebas (fotografías o videos) para demostrarlo, no podrá hacerlo porque el afectado no dio su autorización para darlo a conocer. Increíble pero cierto.

Al final del día, la #LeyFayad es una excusa que serviría perfectamente para que el gobierno pudiera espiar y obtener información de los usuarios de Internet del país, que según la descripción de la iniciativa, gracias a su pésima redacción, todos son delincuentes informáticos. Además, el artículo 11 obligaría a cualquier empresa de telecomunicaciones y proveedor de servicio de Internet a entregarle a los policías cibernéticos cualquier dato que requieran de un usuario para su investigación si es que se cree sospechoso de un crimen.

Por si lo anterior fuera poco, la #LeyFayad también otorgaría el poder a la Policía Federal para cooperar con los proveedores de Internet con el fin de suspender sitios o cualquier contenido que atente contra la seguridad pública. De este modo, cualquier declaración o noticia que al gobierno no le parezca debido a que cree que atenta contra su seguridad podría ser totalmente censurada.

Sin duda, la #LeyFayad es una de las peores iniciativas legislativas sobre Internet que haya tenido México y que marcaría un retroceso enorme de ser aprobada, además de que atentaría contra el estado de libertad que tiene el país y por el cual muchos han luchado para que así se conserve hasta ahora.

 

Desde la Red…
Comentarios