Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

snake4

En la Universidad de Carnegie Mellon se están creando robots serpiente que pueden trepar a los árboles. El robot “tío Sam”, presumiblemente por sus colores rojo, blanco y azul, es un robot que simula los movimientos de las serpientes. Está hecho de piezas modulares. Es lo último en la línea de máquinas del laboratorio de robótica de dicha institución. El tío Sam puede moverse en una variedad de formas e incluso se puede abrazar literalmente a un poste y empezar a trepar en él verticalmente. Hay algo asombroso en todo esto, sobre todo cuando el robot serpiente ve a través de su cámara, colocada en uno de los extremos del dispositivo.  Proyectos como el del tío Sam nos muestran como las máquinas que simulan a los seres vivos podrían revolucionar a los robots en un futuro cercano.

La Naturaleza es un diseñador fantástico, aunque trabaja muy lentamente, pues cada proyecto está sujeto a muchos años de pruebas y refinamientos. No hay que asombrarse que los ingenieros hayan observado a la Naturaleza para inspirarse en sus robots. Hay robots pingüinos, en forma de cucaracha o de ruiseñor. Como en estos casos, el grupo de Carnegie Mellon ha hecho una seria investigación sobre cómo reptan las serpientes y les han enseñado a sus robots, por decirlo de alguna manera, a seguirle los pasos. El robot serpiente parece tener vida propia en su afán de subir al árbol (ver video).

Sin embargo, lo que el tío Sam tiene sobre otros robots es su diseño modular. Construido por segmentos repetidos de sensores y actuadores, los subrobots modulares permitirán construir máquinas más grandes simplemente pegando bloques. Como se ha discutido alguna vez, los robots modulares permiten la posibilidad de que el robot se autoconstruya en el campo de trabajo y que sea fácilmente reparado cambiando la sección dañada.

Así, Carnegie Mellon tiene entonces lo mejor de los dos mundos. Por una parte su diseño incorpora movimientos como los animales con una construcción de la maquinaria repetitivo y por otra, puede modificar fácilmente el sistema a través de módulos. Por ello, el modelo puede trabajar y ser refinado más fácilmente.

A pesar del énfasis marcado que se ha puesto sobre los robots con forma humana, los robots como animales tienen una clara ventaja, y es que son mucho más fáciles de construir. Los robots serpiente podrían buscar sobrevivientes en edificios colapsados después de desastres naturales. Con el diseño modular, estos robots puedes ser tan largos como sea necesario. Si los ingenieros conciben la manera de dotarlos de energía independiente (notarán que el robot serpiente tiene un cable en la cola que lo energiza), en pocos años tendríamos más ayudantes robotizados para más de una tarea por demás difícil en estos momentos.

Fuente: Singularity Hub http://singularityhub.com/2010/09/02/carnegie-mellons-incredible-robot-snake-climbs-a-real-tree-video/

Desde la Red…
Comentarios