El miércoles pasado, Facebook presentó ante la Comisión de Valores estadounidense su solicitud para lanzar su oferta pública inicial (OPI o IPO, por sus siglas en inglés) para salir a cotizar en la bolsa en primavera de este año.

Esta oferta pública inicial no es más que una forma vender una empresa o sociedad, ya sea pública o privada, al público en general. Esto es, que la empresa puede decidir que parte de los activos quiere poner a disposición del público para recaudar fondos que le permitan financiar su operación en los próximos años. En esta solicitud de IPO debe especificar el número de acciones que pondrán a la venta al público y cuántas más se quedaran sin ofertarse, es decir, en manos de los actuales accionistas.

De esta manera, el objetivo de Facebook es recaudar, mediante la venta de acciones de su compañía, la cantidad nada despreciable de 5 mil millones de dólares o un estimado entre el 5% y el 7% del total de su valor. Con ello, analistas financieros estiman que podría alcanzar un valor entre 75 mil y 100 mil millones de dólares y sentar un record en ofertas públicas iniciales de Sillicon Valley superando a Google.

Pero no todo es bueno para la compañía. Una vez que una empresa se vuelve pública y cotiza en la bolsa, tiene que regirse por reglamentos muy puntuales sobre la información que deben revelar a los posibles inversionistas. Así que deben informar de sus planes de mediano y largo plazos, así como sus operaciones trimestrales desagregadas; también es necesario expresar si están en negociaciones o bajo alguna demanda por prácticas monopólicas, entre otras cosas, ya que todo esto puede influir en el valor especulativo de las acciones y se considera delito no avisar públicamente este tipo de estos temas.

Facebook durante 2011 obtuvo utilidades por 1,000 millones de dólares o en mexicano, aproximadamente 13 estelas de luz, e ingresos mundiales por 3,700 millones de dólares, lo cual es un poco más de lo que ganan todas las empresas de telecomunicaciones juntas en México para que nos demos una idea.

En cuanto a sus estadísticas de uso esta empresa tiene 845 millones de usuarios activos y se espera que para agosto supere los 1,000 millones de usuarios, equivalente a que una de cada siete personas del mundo tenga un perfil dado de alta. Además, reportó 2,700 millones de likes y comentarios por día, unas 250 millones de fotos subidas diariamente, así como 100 mil millones de amistades aceptadas. Todas ellas cifras por demás envidiables para cualquier empresa del ramo.

Pero esta empresa ha enfrentado una gran dificultad del mundo moderno, en específico, de las páginas con contenido generado por los usuarios, y es: ¿cómo incrementar tus ingresos sin afectar la privacidad de tus usuarios? Más claro, esta empresa vive actualmente de vender publicidad semántica en su sitio a las empresas, así como de ventas directas a los usuarios por medio de aplicaciones y juegos, así como ventas in-app o dentro de las aplicaciones. Sin embargo, un número mayor de empresas pagaría mucho dinero por adquirir las bases de datos con las que cuenta Facebook para obtener toda la información de gustos y preferencias de los usuarios para incrementar sus ventas. ¡El mayor valor de Facebook está en la información que subimos como usuarios!

Entonces, como usuarios debemos estar al pendiente de las políticas de privacidad de la compañía para que en ningún momento se vuelva dueña de nuestras fotos, nuestros comentarios y/o nuestros videos, a la vez que no venda nuestra información personal a otras empresas para facilitarles la chamba de segmentación y venta de sus productos y servicios.

Por último, como detalle coqueto, Mark Zuckerberg (que todo menos sucker) hizo reducir su sueldo de 500 mil dólares al año a solo 1 dólar. Algo similar a lo que hizo Steve Jobs en los últimos años que estuvo al frente de la compañía. Y la mentalidad detrás de esto es sencilla, si eres socio mayoritario, pues ganas directamente de las utilidades y el valor que generas en un puesto directivo se lo regalas a la empresa generando popularidad entre tus empleados.

Entonces como recomendación, en la mayoría de las compras y ventas dentro de las bolsas de valores se está jugando con un componente de especulación importante. Las expectativas del futuro de esta red social son uno de los pilares, junto con sus activos claro está, del valor de sus acciones. Por lo tanto, a las personas con una elevada aversión al riesgo les recomiendo que consideren que ya hemos vivido burbujas referentes al puntocom, y hemos visto redes sociales crecer y caer rápidamente como el caso de MySpace y Hi5, así que sugiero hacer un análisis serio antes de comprar estas acciones o dejarle ese trabajo a los expertos.

 

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios