Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

StabSami Haddadin es un investigador del Intituto de Robótica y Mecatrónica en Alemania y ha decidido ofrecer su brazo en beneficio de la ciencia. Sami armó un robot con cuchillos y ofreció su brazo para realizarle pruebas de precisión. La intención del experimento es explorar y encontrar la manera de hacer que los robots con instrumentos filosos sean seguros para los seres humanos y que los accidentes pueden ser reducidos o completamente improbables.

Haddadin, junto con Alin Albu-Schaffer and Gerd Hirzinger equiparon al robot con diferentes herramientas filosas: un desarmador, cuchillos y un bisturí, sólo para ver qué sucedería si el robot le atinara a alguien. Los investigadores utilizaron un DLR Lightweight Robot III para probar un sistema o mecanismo de seguridad. Le ofrecieron al robot un jamón, un bloque de silicón y el brazo de Haddadin, sin el sistema para evitar una coalición el robot hubiera atravesado calquiera de estos objetos.

El sistema utiliza sensores acomodados en las siete uniones del robot. Es la primera vez que se hace un experimento así, pero mostró que se puede lograr que un robot utilice herramientas filosas y prevenir o desaparecer la posibilidad de accidentes utilizandolos. Gracias a Haddadin que se ofreció para el experimento… aunque todavía no saben si van o cómo van a comercializar este robot para su uso: a lo mejor para rebanar papas en la cocina.

Fuente: CNET News

Desde la Red…
Comentarios