Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Reportes revelan que aún hay muchos usuarios que se resisten a actualizar sus equipos con Windows 10, sin embargo, como es natural, Microsoft insiste en que es necesario adoptar la más reciente versión de su sistema operativo. Pues una mujer en Estados Unidos cedió ante los constantes llamados de su computadora para actualizar y el asunto terminó en tribunales.

Teri Goldstein, de Sausalito en California, demandó a Microsoft después de que una actualización a Windows 10 dejara a su sistema con un desempeño muy pobre, con tendencia a congelarse e inutilizable durante varios días.

Teniendo en cuenta los problemas generales asociados con la realización de actualizaciones, incluso las más exitosas, no es de extrañar que algunos usuarios puedan tener problemas. Goldstein se acercó al servicio al cliente de Microsoft para tratar de resolver sus problemas, pero presentó una demanda contra la empresa después de que no pudieron ayudarla.

La pensación estimada que obtendrá es de 10 mil dólares, incluido el costo de un nuevo sistema.

Microsoft levantó una apelación del fallo inicial, pero la retiró el mes pasado. Un portavoz de la compañía dijo al Seattle Times que niega cualquier ofensa y que removieron la apelación para evitar el gasto de un litigio adicional.

Por supuesto, un juicio de 10 mil dólares contra Microsoft no creará un bache en los resultados financieros de la empresa o en la trayectoria general de Windows 10.

Los repetidos cambios en la política de actualización de Windows 10, la recolección de telemetría obligatoria y las decisiones que hacen a todos los parches obligatorios, han dejado colectivamente un mal sabor de boca en muchos usuarios. Ninguna de éstas son razones fundamentales para detener el uso de Windows 10, pero hablan de problemas graves de comunicación de la compañía.

El regalar Windows 10 fue un gran concepto, y todo el proceso podría haber sido manejado de una manera que alentara a la gente a querer cambiar de sistema operativo. Pero en su lugar, Microsoft ha estado arrastrando a la gente a la actualización de la misma manera que uno podría agarrar a una mascota por la fuerza para meterla a bañar.

Es importante recordar que a partir del próximo 29 de julio los usuarios que quieran actualizar tendrán que pagar por obtener Windows 10, aunque aquellos que se actualicen a este sistema operativo antes de esta fecha podrán recibir de manera gratuita todas las actualizaciones futuras del mismo.

Referencia: Seattle Times, The Next Web

Desde la Red…
Comentarios