Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

patente_ee

 

Apple ha sido, en los últimos tiempos, uno de los más firmes promotores de sus patentes. Su guerra contra Android ha tenido sus triunfos y sus derrotas, pero el hecho es que buscan, por todos los medios, defender su amplia colección de patentes e ideas. Sin embargo, para cualquier programador es obvio que muchas de ellas no tienen valor realmente. Cuando uno lee algunas de estas patentes uno piensa: “esto no es muy nuevo” o “esto es obvio”. Parece ser que la Oficina de Patentes de los Estados Unidos está reconsiderando algunas de ellas precisamente por estos argumentos y ha rechazado la patente número 7,844,915.

La razón para esto es que Apple no pudo pasar la prueba de ser los primeros en tener esa idea. Hay evidencia de que alguien más usó una técnica parecida a la de Apple y entonces, aunque no sea estrictamente lo mismo, la implementación de Apple es demasiado obvia para ser patentada. Esto no es para sorprenderse, pero si alguna patente de Apple tenía credibilidad era la de pellizcar y hacer zoom, pero como muchos ya sospechaban, Apple no inventó esto.

La patente es una de las tres en las que Samsung infringió el pasado agosto. La patente de la “banda elástica” (también conocida como rebote al hacer scroll) fue rechazada en octubre. Solamente quedaba esta patente y los prospectos para Samsung y Android en general son mucho mejores ahora. Sin embargo, el rechazo de la oficina de patentes bien podría reconsiderarse si es el caso.

Samsung busca ahora un nuevo juicio con Apple por el rechazo de la patente. Estas cuestiones llevan mucho tiempo, pero Apple dice haber inventado muchas de estas tecnologías en las que basan el control de sus pantallas multitáctiles y que ahora parecen estar bajo el escrutinio de la institución que otorga las patentes.

El problema con las patentes de software es que pueden ser creadas simplemente poniendo las ideas bien conocidas en un lenguaje especializado. La Oficina de Patentes parecía sólo aceptarlas porque era lo más fácil de hacer o porque quizás no tenían el tiempo o las habilidades para aceptar que la idea era patentable siquiera. Solamente cuando la patente enfrentaba a la Corte en algún juicio, se ponía en duda la validez de la patente, para empezar y en muchos casos, la naturaleza derivada de la idea se evidenciaba.

El problema con este enfoque es que permite a las grandes compañías presionar a las pequeñas empresas en base a las patentes. Las pequeñas compañías pagarían una cantidad simplemente para evitar los enormes costos legales que implica probar las patentes. De hecho, es uno de los grandes defectos en el manejo de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos.

Así, no habrá de sorprenderse demasiado si sabemos de más patentes rechazadas por ser finalmente trivialidades.

Referencias:

Patente 7,844,915

Desde la Red…
Comentarios