La inteligencia artificial está de luto. Este lunes, uno de los pioneros de esta interesante rama de la ciencia de la computación, John McCarthy, murió a los 84 años de edad. McCarthy fue el creador del primer lenguaje formal de la llamada Inteligencia Artificial, Lisp (por aquello de LISt Processing), el cual cobró importancia en la década de los setentas y en donde probablemente la mejor referencia del lenguaje sea la de Guy Steele, que documentó Lisp prácticamente en toda su extensión.

McCarthy fue considerado por muchos el padre de la inteligencia artificial moderna. Estudió matemáticas con nada más y nada menos que John Nash en Princeton y fue quien organizó el primer encuentro de computadoras de ajedrez entre científicos de los Estados Unidos contra la ahora exUnión Soviética. Las jugadas en ese entonces, entre ambas máquinas, se enviaban por telégrafo.

Para McCarthy, la Inteligencia Artificial debería ser más interactiva y trabajó extensivamente sobre simuladores de la IA como Eliza. Hoy en día Siri podría ser un ejemplo de lo que John McCarthy pensaba debía ser la inteligencia artificial. En sus últimos años mantuvo un laboratorio propio, con criterios de investigación muy abiertos, en donde se apoyaba la exploración e investigación básica en cómputo. McCarthy recibió el premio Turing, de la ACM (Association for Computing Machinery) en 1972 (algo así como el premio Nobel de cómputo) y la Medalla Nacional de Ciencia en 1991.

John McCarthy nació en 1927,  en Boston, y aprendió por sí mismo matemáticas a nivel universitario a partir de los libros de texto de Caltech, logrando inscribirse en las clases avanzadas (a pesar de ser apenas un quinceañero), cuando su familia se mudó a esa área. Recibió el título de doctorado en 1951, a los 24 años apenas.

Con respecto a Lisp, McCarthy mismo en sus artículos, dice que creó Lisp para así crear las máquinas de Turing, en el medio ambiente limitado del cómputo de ese momento. Quizás la peor crítica a Lisp sea su deficiente notación, basada en paréntesis, los cuales pueden llegar a ser una pesadilla para el programador. Sin embargo, esto puede ser paliado hoy día con los poderosos editores para programar, que llevan cuenta de los parentesis entre otras cosas.

Tal vez el más importante de sus trabajos sea Lisp, porque fue el primero en cambiar la tendencia de los lenguajes de programación y añadir el cálculo lambda como un nuevo paradigma. Descanse en paz.

Fuente: TechCrunch 

Enlaces Patrocinados
Comentarios