En el mundo de la programación también hay modas. Por ejemplo, hace años los programas en Windows particularmente, empezaban con una pantalla en donde se mostraban los créditos de los programadores, por ejemplo. Otros sistemas indicaban que estaban realizando algunas tareas de inicialización, incluso. El caso es que las “splash screen” nacieron y ahora son parte fundamental de todo paquete de software que se precie de serlo. Parece que llegaron para quedarse.

Sin embargo, ahora hay quien piensa que estas pantallas quitan preciado tiempo, día tras día, una y otra vez, cuando usamos cierta aplicación. Lo que muchos querríamos es quizás que encendamos la máquina y nos brinquemos toda esta parte burocrática y listo, empecemos a ser productivos. Esto se ve en los teléfonos inteligentes. Normalmente los encendemos y ya estamos listos para usar las apps que corren de inmediato, sin tanto protocolo y pompa. Corren y hacen lo que saben hacer y listo. ¿Por qué no se puede pedir lo mismo de las aplicaciones en la computadora?

Si uno lanza Photoshop (OpenOffice también), uno se enfrenta a una “splash screen” por muchos segundos. Aparentemente está haciendo cosas internas el programa pero… ¿en verdad las está haciendo? ¿O solamente están mostrando los créditos de los orgullosos y presumidos programadores para tener sus cinco minutos de fama? ¿o eran quince minutos?  Tal vez me pongan esos anuncios de que el sistema está haciendo algo solamente para darle tiempo a la ventana de créditos que aparezca. ¿Quién puede saberlo si el software es propietario y no se tiene acceso al código? Confieso que en algunos de mis programas puse pantallas de inicio mientras inicializaba los datos, pero esto se hacia tan rápido que la verdad, tuve que agregar un contador de tiempo para presentar mi bonita pantalla inicial el suficiente tiempo para que el usuario viera lo maravilloso que soy. Hoy -estoy convencido- hay que limitar este asunto al mínimo.

Para más de uno resultan fastidiosas estas splash screen (sin importar si son de Adobe o Microsoft, por ejemplo). A mí en particular me pone casi de malas que cuando enciendo mi teléfono Android, aparece el logo del robotito y unos segundos después aparece una animación bastante patética de Telcel que, a todo esto, no sé por qué tenemos que aguantar. Una de estas pantallas iniciales parece decirnos en muchos casos que nuestro tiempo no les importa. El cliente puede esperar. El sistema está haciendo algo importante, como mostrarle al usuario los créditos de quienes lo programaron.

Por ejemplo, en la pantalla de inicio de Photoshop sale el nombre de Tomas Knoll. ¿Quién es este personaje? Bueno, si se investiga sabremos que él y su hermano John fueron los que originaron el programa. ¿Y este conocimiento deberíamos tenerlo? ¿No es suficiente con todo el dinero que han hecho con Photoshop para que nos manden directamente al programa en lugar de anunciar los créditos de los autores antes de empezar el show? Recordemos que en las películas, los créditos aparecen hasta el final. ¿Por qué no se puede hacer lo mismo en el software?

Quizás habría que vetar las splash screens o limitar el tiempo que aparecen en la pantalla. Microsoft, Adobe y otros fabricantes a veces ponen estas pantallas por más de 30 segundos (bueno, OpenOffice me parece insufrible en este sentido. Tarda horrores en entrar). Si aplicáramos esto a las apps de los dispositivos móviles, ¿serían estos realmente usables? ¿No sería mejor poner al final de cuentas una opción en donde se den los créditos y quien quiera, le dé click y vea quiénes programaron el software?

Y puedo entender que los sistemas modernos tardan en arrancar. Antes, con muchos menos recursos desde luego, el sistema operativo cargaba en medio minuto en el peor de los casos. Ahora a veces hay que esperar a la máquina varios minutos porque quién sabe qué está haciendo. Tal vez, consideramos la cantidad de memoria que consumen los programas modernos, habría que buscar ser más eficientes, asunto que todos hemos olvidado en la programación porque ahora el hardware es mucho más rápido que antes. Tal vez haya llegado el momento de decirle “no” a las splash screens. ¿o me equivoco?

Enlaces Patrocinados
Comentarios